Senderismo y el auge del turismo de naturaleza


Indicaciones para disfrutar y estar preparados cuando nos acercamos a la naturaleza 

el Mirador
Por Sergio López, CEO de Senditur.com
Cada día que pasa son más las personas que realizan turismo de naturaleza. Practicar senderismo recorriendo espectaculares paisajes o mientras visitas los cuidados pueblos de la Sierra, es para muchos una inmejorable alternativa de ocio. Los fines de semana y días festivos nos deparan imágenes de espacios naturales llenos de gente que se lanza a disfrutar de la naturaleza, en muchos de los casos con poca o ninguna experiencia y sin tener en cuenta las mínimas precauciones que este tipo de actividades requieren.

Las condiciones meteorológicas, las características de la ruta que vamos a realizar, las capacidades físicas y técnicas tanto nuestras como de las personas que nos acompañan en la actividad son solo algunos de los factores que debemos tener en cuenta siempre que nos aventuramos en cualquier actividad en el medio natural. No debemos olvidar que el entorno que nos rodea cuando estamos realizando una bonita ruta de senderismo es cambiante y por sencillo que sea el recorrido, podemos encontrarnos con situaciones que nos arruinen el día o, en el peor de los casos, que nos pongan en riesgo.

Ruta senderista. Foto: Gianni Crestani en Pixabay.

Por ello, es importante preparar la actividad con antelación, equiparnos correctamente y tener los conocimientos técnicos y la preparación física adecuada para que un magnífico día, rodeados de naturaleza, no se convierta en una pesadilla. No se trata de ser unos aguerridos montañeros capaces de conquistar cualquier cima inexpugnable, no, en realidad es más sencillo que todo eso, en muchos de los casos se trata de prudencia y sentido común.

“Es importante preparar la actividad con antelación, equiparnos correctamente y tener los conocimientos técnicos y la preparación física adecuada”

Te propongo un sencillo juego
Muchas veces no nos damos cuenta de las situaciones a las que podemos llegar a enfrentarnos hasta que no estamos inmersos de lleno en ellas. Te animo a revivir una de las últimas rutas que realizaste, una por ese paraje natural que tenías tantas ganas de visitar por primera vez. Una vez allí podría plantearte varias circunstancias, pero vamos con una en apariencia sencilla y que suele suceder más veces de lo que nos parece.

Imagina que llevas ya un buen rato de recorrido siguiendo los caminos y senderos que te vas encontrando y de repente te das cuenta de que te has perdido, que no hay ninguna marca del sendero que estabas siguiendo que te sirva para poder recuperar el itinerario correcto. Y ahora, hazte varias preguntas:¿Sabrías recuperar la ruta correcta? ¿Sabrías determinar dónde estás? ¿Llevas el material necesario para poder salvar esta situación? Si llevas ese material, ¿sabes utilizarlo correctamente?

Durante nuestra ruta se nos pueden presentar diferentes situaciones. Foto: Siggy Nowak en Pixabay.

Cuatro simples preguntas que muchos de vosotros habréis vivido en primera persona; otros quizás ni os las habíais planteado nunca, así que vamos a responder juntos a estas preguntas que nos hemos formulado. En la primera cuestión la respuesta parece muy sencilla: cuando me he dado cuenta del error me doy la vuelta y regreso sobre mis pasos hasta encontrar las marcas de la ruta que he perdido.

Hasta aquí perfecto, y en muchos casos habremos solucionado el problema, sobre todo si no nos hemos alejado mucho del punto donde nos despistamos de la ruta oficial. Pero cuando estamos inmersos en una ruta, y más si vamos en grupo, es muy probable que no prestemos la atención que debiéramos a los lugares por donde pasamos y por lo tanto regresar hasta el punto donde nos desviamos no será tan sencillo como parece, sobre todo si hemos pasado por varios cruces de sendas y caminos.

“Muchas veces no nos damos cuenta de las situaciones a las que podemos llegar a enfrentarnos hasta que no estamos inmersos de lleno en ellas”

La segunda cuestión se hace aún más importante sobre todo de no haber conseguido recuperar la ruta perdida. Una vez más nos surge rápidamente la respuesta, tengo mi teléfono móvil que en un clic me saca del apuro. Efectivamente los teléfonos móviles y sus aplicaciones, GPS, etc., se han convertido en una herramienta de gran ayuda para todos nosotros permitiéndonos estar comunicados en todo momento. Aunque por suerte o por desgracia cuando estamos en la montaña o en esa bonita ruta de senderismo seguramente pasaremos por muchos sitios donde la cobertura será escasa o nula, por lo que no podemos fiar toda nuestra orientación en el móvil.

Y esto nos lleva a la siguiente pregunta, cuando salimos a realizar cualquier actividad de senderismo siempre debemos llevar con nosotros un equipamiento básico mínimo. Botiquín, agua y comida, ropa y calzado adecuado son algunos ejemplos y aquí entran el mapa, la brújula y el GPS, es decir lo necesario para poder solventar esta situación.

Es importante en cualquier ruta contar con un buen mapa. Foto: rottonara en Pixabay.

Curvas de nivel, declinación magnética, coordenadas y un sinfín de símbolos y colores forman parte de los mapas topográficos que se usan, tanto en papel como en los GPS. Saber leer e interpretar estos mapas aunque sea de una manera básica puede sacarnos del apuro que hoy nos hemos imaginado. Y es que, no sirve de nada que carguemos con todo el material que nos han aconsejado llevar si a la hora de utilizarlo no tenemos los conocimientos necesarios.

Como puedes ver, estamos ante una situación que inicialmente podemos solventar con relativa sencillez, pero que también puede llegar a complicarse notablemente si la niebla y el mal tiempo son los protagonistas de la historia. En cualquier caso, siempre que salgamos a realizar una actividad en el medio natural es importante seguir tres sencillos pasos: primero, planifica con antelación la actividad; segundo, equípate correctamente y acorde a la época del año, las condiciones meteorológicas y la actividad a realizar; y tercero y más importante, sé prudente en todo momento, no sobrepasando tus capacidades ni las de las personas que te acompañan.

Y recuerda que la única huella que quede de tu paso por ese magnífico paraje natural sea la de la suela de tu bota.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s