Un invasor inesperado: la avispilla del castaño


Detectada en la ciudad de Madrid, la avispilla del castaño es una de las plagas más importantes y severas que sufre el castaño europeo 

el Mirador
Por Diego Gil Tapetado (Universidad Complutense de Madrid) y José Luis Nieves Aldrey (Museo Nacional de Ciencias Naturales – CSIC)
La avispilla asiática del castaño, especie invasora y plaga forestal del castaño, que se introdujo en Europa hace 15 años y desde hace 6, se está extendiendo con rapidez por gran parte de España, se ha detectado por primera vez en Madrid, en los dos jardines botánicos de la capital, mientras que la plaga aún no ha alcanzado los castañares del centro peninsular.

Aspecto de las agallas de la avispilla asiática del castaño en las yemas y hojas de castaño.

Esta avispilla oriental de las agallas, procedente de China, se introdujo en España en 2012, dispersándose por la mayoría de los castañares de todo el país, facilitada por la acción humana mediante el comercio de plantones infectados. Los diminutos huevos de este himenóptero gallícola pasan gran parte del ciclo fenológico anual del insecto dentro de las yemas invernales durmientes de los castaños sin formar agallas visibles, hecho que dificulta enormemente su detección, así como la de los castaños infectados hasta que las agallas comienzan a formarse en la siguiente primavera.

“Sin un plan de cuarentena en vigor, los plantones que albergan a este gallícola han sido transportados sin control por toda la geografía ibérica

Así, la avispilla del castaño se ha extendido por la mayor parte del área de distribución del castaño en España, comenzando en Cataluña, y más tarde por la cornisa cantábrica, Galicia y Andalucía. Sin embargo, la zona centro de España, que alberga importantes masas naturales y cultivadas de castaño está por el momento libre de la plaga con la curiosa excepción de la ciudad de Madrid.

El invasor ya está en Madrid
El avistamiento de la avispilla del castaño en Madrid se ha producido concretamente en sus dos Jardines Botánicos, el Real Jardín Botánico de Madrid y el Real Jardín Botánico Alfonso XIII. El primero de ellos, ubicado cerca de la estación de Atocha, poseía tres castaños, uno de ellos centenario y dos de menor talla, detectándose en el año 2016 agallas del insecto invasor en todos ellos. Este castaño centenario padecía también de tinta, una de las más graves afecciones de estos árboles, que, unido a la presencia de esta especie, lo debilitó mucho, teniendo que ser podado finalmente.

En 2017, junto con la labor de manejo y de eliminación a mano de todas las agallas presentes por los jardineros de este Real Jardín, se ha suprimido, a priori, la presencia de esta especie invasora en esta zona. Sin embargo, al haberse eliminado todas las agallas entre los meses de abril y octubre, es posible que puedan seguir existiendo yemas durmientes con huevos de este gallícola.

El bosque de La Herrería, en San Lorenzo de El Escorial, alberga una importante masa de castaños.

Respecto al Real Jardín Botánico Alfonso XIII, ubicado en la Ciudad Universitaria de Madrid, existen en la actualidad un total de trece castaños plantados, la mayoría de ellos infectados por agallas de la avispilla del castaño. Al encontrarse en una zona aislada, sin castaños cercanos, y próxima a la Facultad de Biología de la Universidad Complutense, se ha acordado su uso como zona de experimentación consistente en la suelta de Torymus sinensis, otra avispilla que se está utilizando como control biológico de este gallícola invasor.

“Respecto al Real Jardín Botánico Alfonso XIII, existen en la actualidad un total de trece castaños plantados, la mayoría de ellos infectados

Aspecto estival de un castaño no afectado en Rozas de Puerto Real, en la Comunidad de Madrid.

Es interesante hacer notar que la distancia en línea recta entre ambos jardines es de aproximadamente 5 km, distancia inferior a la de dispersión natural de esta especie (6,6 km), hecho que podría indicar que las avispillas del castaño de un jardín pudieron llegar atravesando la ciudad de Madrid hasta el otro, infectando sus castaños.

Sin embargo, las causas de la presencia de esta especie invasora en Madrid siguen siendo un misterio sin resolver. Todos los castaños de ambos reales jardines proceden de fechas anteriores a la invasión de la península Ibérica por esta especie en 2012 y provienen de zonas donde o bien no se ha detectado en la actualidad o la densidad de éstas es todavía, por fortuna, baja (El Real de San Vicente o El Bierzo).

Una bomba de relojería
Para concluir, cabe mencionar que en la Comunidad de Madrid el castaño está presente en tres áreas principales, Rozas de Puerto Real, Zarzalejo y el bosque de La Herrería en San Lorenzo de El Escorial. Dentro de los trabajos que estamos realizando en un proyecto de seguimiento y control de esta plaga del castaño, hemos prospectado los mencionados castañares de la Comunidad de Madrid con resultado hasta el momento negativo.

Sin embargo, dada la rapidez con la que la plaga se está extendiendo y la presencia de zonas infectadas cada vez más cercanas creemos que es sólo cuestión de tiempo que la avispilla del castaño entre de lleno en los castañares madrileños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s