Las colonias felinas del Parque de Polvoranca

pexels-photo-2932688.jpeg
La presencia de este felino puede estar acarreando un grave perjuicio para las poblaciones de las pequeñas aves forestales, una de sus presas preferidas

Opinión de El Guadarramista
Por Jonathan Gil Muñoz (Director)
Al Parque Forestal de Polvoranca siempre se vuelve. Lo bueno que tiene este gran espacio verde periurbano de Leganés es que, si tienes los ojos bien abiertos, te da para poner sobre la mesa alguna cuestión ambiental de interés. Esto es justo lo que me ha pasado a mí, o eso creo, que lo juzgue el lector. Tras una buena caminata por este enorme parque público de 150 hectáreas de extensión, fui a parar junto a los restos vallados de la conocida como ermita de Polvoranca, aunque en realidad se trata de la iglesia de San Pedro.

Es una pena ver el estado en el que se encuentra este patrimonio histórico desde hace ya no sé cuánto tiempo. Aunque es cierto que si comparamos su aspecto actual con fotos de hace una década, vemos que su deterioro parece que no ha ido a más. Sea como fuere, entre los muros de este recinto religioso abandonado, han encontrado su hogar cientos de palomas bravías. Estas aves tan comunes, gustan de colocarse en la parte alta de la iglesia para tomar el sol en grupo. Mientras, metros más abajo, a ras de suelo, unos bien alimentados conejos hacen lo propio entre los cascotes.

«Es una pena ver el estado en el que se encuentra este patrimonio histórico desde hace ya no sé cuánto tiempo»

1f563ed2-bb4d-4d4d-a20f-f2beb979100f

Iglesia de San Pedro.

Estos mamíferos se han aprovechado de la valla que se instaló hace ya unos años alrededor de la iglesia y otros restos, de forma que campan a sus anchas sin ningún temor. En este sentido, no sufren, por ejemplo, la presencia de los gatos, que aunque para los conejos adultos no representen un problema, para los más jóvenes pueden ser motivo de preocupación. Y es que dentro del parque de Polvoranca se han creado las denominadas colonias felinas, lugares donde encuentran refugio y alimento. Si bien a primera vista puede parecer una buena iniciativa, es muy probable que esté causando serios problemas a la fauna silvestre autóctona.

Sucede que debemos partir de la base de que los gatos son, por muy domésticos que sean, magníficos cazadores y ya no digamos si encima están bien alimentados y cuidados. A falta de un estudio sobre los daños que puedan estar originando en Polvoranca, es bien reconocido por biólogos y naturalistas que son los responsables de la muerte cada año de decenas de miles de pequeñas aves, así como de lagartijas, serpientes, anfibios, etc. Aunque sea una medida impopular, se deberían trasladar los gatos de esas colonias lo antes posible fuera de Polvoranca, aunque sea de forma temporal, y realizar un estudio imparcial sobre el estado de conservación de las poblaciones de espacies autóctonas que son susceptibles de ser presa de estos felinos.

«Se deberían trasladar los gatos de esas colonias lo antes posible fuera de Polvoranca, aunque sea de forma temporal»

De esta forma, podremos saber a ciencia cierta el impacto de esas colonias de gatos y, en consecuencia, tomar las medidas necesarias para su corrección. No se trata de ir contra una especie para favorecer a otras, es más bien dar una oportunidad a cada una de ellas sin que por eso tenga que sufrir ninguna las consecuencias. En pleno siglo XXI, esto no debería ser ningún problema y nuestra sociedad no sólo lo debería entender, sino que lo tendría que reclamar a las Administraciones públicas.

3 Respuestas a “Las colonias felinas del Parque de Polvoranca

  1. Muy interesante el artículo, que una vez más pone en tela de juicio la gestión de estas colonias felinas urbanas por parte de nuestras administraciones locales, recordemos que los ayuntamientos tienen la responsabilidad de aplicar programas que eviten el mantenimiento de las mismas durante los futuros años. El control del número y esterilización de gatos callejeros es necesario, ya que efectivamente afecta muy negativamente en la biodiversidad, o lo que es lo mismo, desestabilizan los ecosistemas en los que se establecen, ya que los felinos son estupendos cazadores. Y como no, si el daño es evidente, cuestión que también es medible realizando censos pagados por las administraciones, como bien dices se pueden o se deben trasladar a centros controlados, en este caso por la Comunidad de Madrid, con el objetivo final de sacarlos de las calles y facilitar las adopciones.
    En Colmenar Viejo sufrimos una incidencia muy elevada de gatos en las calles, con más de 500 gatos callejeros y desde ANAPRI hemos publicado este artículo, muy a la par del publicado en El Guadarramista, http://anapri-asociacionnaturalistaprimilla.blogspot.com/2022/01/informe-incidencia-gato-domestico-felis.html
    Un saludo y gracias.

    Me gusta

  2. Muy bien tu defensa de las aves pero debo decir que prácticamente todos los gatos que hay en Polvoranca han nacido allí por lo que igual que a las aves se les considera autóctonos. Con los mismos derechos que ellas o que tú al hacer uso del parque. Con la diferencia de que ellos no contaminan ni destrozan el entorno. Trasladarles a donde? O mejor exterminarlos…ese parque es su medio natural y lo único que se debe hacer a parte de cuidarles y respetarles es controlar su número para que no se conviertan en plaga. Algo que por supuesto ni el Ayuntamiento de Leganés ni la Comunidad de Madrid están haciendo.

    Me gusta

  3. Entro en este tema como gran amante de la Naturaleza y para contestar a Sara. Disculpe pero no puede comparar a un gato callejero, con todo lo que me gustan y defiendo, con aves autóctonas como pueden ser mirlos, cigüeñas comunes o gavilanes. Los gatos son animales domésticos que han sido arrojados a las calles y no son autóctonos. Que hayan nacido en Polvoranca no los convierte en una especie autóctona porque entonces también un pingüino nacido en el zoo sería una especia autóctona madrileña, por poner un ejemplo. Si a eso le sumamos el daño que causan en la biodiversidad, sobre todo en las aves, es evidente que hay que tomar medidas que en absoluto han de pasar por su exterminio. El gato está detrás de la extinción de numerosas especies de aves, sobre todo insulares, en muchos lugares del mundo (consulte su impacto en Oceanía) y de ningún modo se los puede equiparar a águilas imperiales, lobos o cabras monteses en cuanto a carácter autóctono y papel en los ecosistemas.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s