La temperatura y humedad del nido influyen en la abundancia de parásitos del herrerillo común

Herrerillo comúnEl aumento de temperatura en los nidos redujo la presencia de parásitos externos, pero incrementó la de parásitos en sangre 

Redacción/. Investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) y de la Universidad de Giessen, en Alemania, han estudiado la influencia de la temperatura en la abundancia de parásitos en los nidos de herrerillo común en Alemania y Valsaín, en la cara segoviana de la Sierra de Guadarrama, dos localidades con condiciones ambientales contrarias.

El estudio, publicado en la revista International Journal for Parasitology: Parasites and Wildlife, muestra que en ambas zonas las condiciones microclimáticas de los nidos influyen en el tipo y la cantidad de parásitos que aparecen. La presencia de parásitos afecta eventualmente a las crías y a sus progenitores, lo que resulta importante de cara a predecir los efectos del cambio climático sobre la incidencia de enfermedades parasitarias y la supervivencia de los hospedadores. Durante el periodo de cría, los investigadores incrementaron artificialmente la temperatura de las cajas nido de las aves, disminuyendo consecuentemente la humedad, en dos localidades de Alemania y España, esta última con condiciones ambientales más cálidas y secas.

“Tal y como esperábamos, observamos que el tipo de organismos que parasitan los nidos son diferentes en ambos lugares. Por ejemplo, mientras que en Alemania es más frecuente que aparezca la llamada ‘pulga de gallina’, en España fueron más frecuentes los mosquitos del género Culicoides y los parásitos sanguíneos”, explica Santiago Merino, investigador del MNCN y su actual director. “Por otra parte, aunque la presencia de larvas de algunos ectoparásitos fue menor en los nidos en los que incrementamos la temperatura artificialmente, se observó que los machos de herrerillo que habían visitado los nidos con más temperatura en Alemania, y los nidos sin manipular en España, tenían una mayor carga de parásitos sanguíneos. Además, encontramos que los machos y las crías con más parásitos tenían, respectivamente, menor peso corporal y longitud alar” señala Castaño-Vázquez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s