La tragedia del niño Pedrín

Cruz que marca el lugar donde fue encontrado Pedro Bravo.

Las leyendas de la Sierra de Guadarrama también recuerdan desdichas con nombres y apellidos

De leyenda
Por Rosa Alonso

Se llamaba Pedro Bravo y Bravo, aunque era conocido como Pedrín. Era monaguillo y contaba con tan sólo 8 años de edad cuando desapareció misteriosamente. Semanas más tarde, fue hallado sin vida en el Monte Abantos. Hoy, una cruz recuerda el lugar exacto en el que apareció. Su muerte fue considerada el misterio de la época y su historia se ha transmitido entre generaciones de serranos para no ser olvidada.

Desaparición y hallazgo
Pedrín, monaguillo del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, no regresó a su casa una tarde, tras haber salido para ayudar en la ceremonia litúrgica como tantas veces hacía. Su familia, amigos y vecinos, rastrearon las inmediaciones del camino hasta el Monasterio sin descanso pero, debido a la nieve espesa que cubre el lugar en invierno, no obtuvieron resultados. El niño se había desvanecido sin dejar rastro. Algunas versiones dicen que era el 25 de diciembre de 1892.

Monte Abantos.Pedrín fue encontrado sin vida, en pleno Monte Abantos, el 10 de febrero de 1893. Cuentan que su cuerpo había sido mutilado y que sufrió otros horrores que no serán mencionados. En honor al pequeño, se erigió una gran cruz de piedra en la que fue grabada la siguiente descripción: “El 10 de febrero de 1893, fue hallado en este sitio el cadáver del desgraciado niño Pedrín Bravo y Bravo, víctima del brutal salvajísimo”. En la tradición oral, el mensaje ha llegado desvirtuado, ya que se cree que la inscripción indica “salvajismo“, que haría referencia al acto, y no “salvajísimo” que en realidad califica al asesino.

“El 10 de febrero de 1893, fue hallado en este sitio el cadáver del desgraciado niño Pedrín”

Diferentes teorías y nacimiento de la leyenda
Con motivo del misterio que rodeó su muerte, han surgido diferentes suposiciones sobre lo que pudo ocurrir. Unas, las consideradas menos creíbles, enmarcan el trágico suceso dentro del Monasterio, mientras que otras hablan de un fatal desenlace en el Monte Abantos. La montaña serrana de más de 1.700 m habría sido la principal testigo de esta historia.

Aquellos que afirman que Pedrín llegó a su destino y, por tanto, fue asesinado en el interior del Monasterio, conservan dos versiones diferentes: el niño fue víctima de uno de los monjes o, por otro lado, los religiosos descubrieron el cadáver y lo trasladaron al monte para que no se les relacionara con el terrible hecho. Estas dos hipótesis se han adjudicado a los periódicos republicanos de la época, que eran considerados radicalmente anticlericales.

Monasterio de San Lorenzo de El Escorial.La segunda teoría, la que sitúa a Pedrín en el camino al Monasterio, también cuenta con dos interpretaciones; la primera, recoge la aparición de una figura negra gigantesca, a la que se habría visto merodear el cuerpo, momentos antes de desaparecer al ser espantada por unos cazadores. Este ser de imagen diablesca, habría raptado al niño y tratado de llevárselo al inframundo por la puerta que, se cree, permanece oculta en el Monasterio. Al no lograrlo, el espíritu de Pedrín habría permanecido allí, protegiendo su cruz para siempre.

“La información más fiable y que puede ser consultada en la hemeroteca del ABC, es la condena a ‘El Chato del Escorial’ por este crimen”

La información más fiable y que puede ser consultada en la hemeroteca digital del diario ABC, es la condena a ‘El Chato del Escorial’ por este crimen. El medio lo recogió en su revista ilustrada Blanco y Negro de 30 de diciembre de 1893. Este suplemento se conserva en una edición especial, publicada el 26 de diciembre de 1964, y que se puede consultar aquí. Según este testimonio escrito, el ‘Chato del Escorial’ (individuo al que ya se había acusado con anterioridad de dos actos delictivos) fue condenado y permaneció en la cárcel hasta que, viejo y mermado por la ceguera, fue liberado. Pasó sus últimos días pidiendo limosna por las calles de Madrid.

El monaguillo de PicassoCuando un hecho resulta ser demasiado atroz, se tiende a crear versiones alternativas que hagan más llana la historia y, a la vez, la alejen de la realidad. Sin duda, resulta menos doloroso, por ser menos tangible, cualquier fábula que verse sobre demonios, fantasmas o seres imaginarios. La importancia de esta leyenda es que permanecerá siempre en la memoria del receptor y, de esta forma, Pedrín no será olvidado.

Una respuesta a “La tragedia del niño Pedrín

  1. A Rosa Alonso le falta contrastar mucha información para realizar este artículo. Primero es que el niño Pedrin tenía tres años y medio, por lo que no pudo ser monaguillo.
    Segundo hubo un juicio y unos condenados, no solo Julian García Jorge ” El Chato” también sus hermanas y su cuñado Crisanto Jorge.
    Por lo tanto no es una leyenda sino un echo real.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s