El Pico de la Miel

El Pico de la Miel.

Una montaña situada en la Sierra de La Cabrera, no especialmente alta, pero con muchas posibilidades

`En ruta´
Por Felipe Colorado Lobo

Se dice que La Pedriza es una de las zonas de montaña más originales de la Península Ibérica, con una geología y orografía solo comparable a algunos lugares emblemáticos de América. La Sierra de La Cabrera comparte esta singularidad, con las abruptas paredes graníticas del Pico de la Miel, irguiéndose cual titán sobre la autovía de Burgos, y recibiendo el justificado apelativo de Pequeño Yelmo.

Aproximación

Saldremos de la A-1 aproximadamente en el P.K. 60, en un área de servicio donde no suele faltar el aparcamiento. Desde allí podremos maravillarnos ya con la pared sur del pico, meca de los escaladores de aventura. Sin duda tendremos ocasión de disfrutar de sus aéreas acrobacias desde la cumbre.

Un pico modesto y resultón

Que nadie se engañe, la cima de nuestro objetivo tiene tan solo 1.392 metros, elevándose unos modestos 300 sobre el entorno. Aun así viste unas hechuras alpinas que nos deleitarán con sus vistas y sus rotundas formas. Incluso en invierno podríamos requerir equipo para ciertas aproximaciones más directas.

Aun así el Pico de la Miel viste unas hechuras alpinas que nos deleitarán con sus vistas

Rodeando los cortados

Desde el aparcamiento nos enfrentamos a la cara Sur y vamos bordeando hacia el Este, a través de una zona residencial atravesada por un PR con su característica pintura blanquiamarilla. En realidad vamos a realizar un “medio giro” del pico, ya que deberemos bordear su falda sureste a media ladera, hasta un punto a 1106 metros, desde el cual comienza la ascensión propiamente dicha.

Travesía a cumbre

Llegados a unos 1.300 metros, tras un recorrido atravesando zonas de arbustos, piornos y gramíneas, el paisaje se vuelve netamente mineral y comienza la pequeña aventura alpina.

Una cumbre de 360º

Una característica de nuestro pico es que nadie le roba las vistas. Hacia el W, de todo el magnífico cordal, hacia S y E de los pueblos que le orlan y hacia abajo, de los escaladores que se nos aproximan con ojos emocionados. La vuelta se puede realizar por el mismo lugar o se puede enlazar con la travesía de la cuerda por medio de una magnífica integral.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s