La Comunidad vigila las puestas de las rapaces protegidas

El objetivo es garantizar el éxito en las puestas de las aves nidificantes más amenazadas de la región madrileña

K. Navas/. Cada año en estas fechas los agentes forestales, dentro de sus labores de vigilancia y custodia de las especies de fauna silvestre, comienzan un programa de seguimiento de nidos de especies que se encuentran amenazadas en la región, muchas de ellas tienen su hogar en la Sierra de Guadarrama, como la pujante colonia de buitres negtos que se concentran en el Valle de Lozoya.

El mayor porcentaje de fracasos en la reproducción de estas aves se debe, generalmente, al factor humano, ya sea por expolio de los nidos (tráfico ilegal o cetrería), venenos, pesticidas, electrocución en tendidos eléctricos o caza ilegal. Por esa razón durante estos meses se va ha incrementar la vigilancia y seguimiento de estas especies, lo que viene permitiendo garantizar el éxito de las puestas.

Variedad de especies

El Ejecutivo regional ha informado en un comunicado que, la Comunidad de Madrid alberga 35 parejas de águila imperial; cien, de buitre negro; 17, de águila real y ocho, de cigüeña negra, más 310 parejas de cernícalos primilla. Además ha destacado que en la actualidad, «entre el 35 y el 40 por ciento de las especies de fauna y flora catalogadas en la Península Ibérica están representadas en Madrid».

Noticia relacionada:
26 agentes para proteger más de 83.000 hectáreas


Deja un comentario