Los animales exóticos ponen en peligro a la fauna regional

La liberación de las mascotas propias de otro entorno supone un grave riesgo para el ecosistema madrileño al competir con las especies del bosque mediterráneo

V. Goded/. Un caso habitual es el mapache, característico del paraje americano, que campea por el sureste de la región desde hace 3 años. Es necesario tenerlos controlados, con el objetivo de tener conocimiento de la población y, de esta manera, evitar el daño a la biodiversidad de la Comunidad. La captura de estos ejemplares lo lleva a cabo la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio mediante técnicas de trampeo.

La captura se hace imprescindible

Una vez apresado, su futuro estará ligado al centro de acogida de animales silvestres de Soto de Viñuelas, que en breve abrirá sus puertas. La cotorra argentina en la Casa de Campo, la tortuga de Florida en diversas charcas o los visones americanos de Guadarrama también son ‘problemáticos’.

Para evitar estas situaciones, el Ejecutivo de Esperanza Aguirre dará luz verde en los próximos seis meses a un nuevo decreto que regulará la posesión de estos animales, incluyendo una nueva normativa en los establecimientos de venta y con la obligatoriedad de identificar a cualquier mascota, no sólo a perros y gatos como ocurre en la actualidad.

Protesta ecológica

Para las organizaciones verdes, como Ecologistas en Acción, las medidas adoptadas por el Gobierno regional para abordar el conflicto de las especies invasoras  “han sido un fracaso”. La solución pasa, según ellos, por “atajar las vías de entrada de los animales” y prohibir que se comercialicen, ya que la adquisición y su consecuente liberación es una “auténtica barbaridad a nivel ecológico”.

Noticia relacionada:
Los animales no son juguetes

Deja un comentario