Nuevas (pero conocidas) amenazas ambientales en tiempos de pandemia


El temor a utilizar el transporte público está originando el crecimiento del uso de vehículo privado y con ello el aumento de los gases contaminantes 

Opinión de El Guadarramista
Por Jonathan Gil Muñoz (Director)
La denominada ‘nueva normalidad’ ha traído consigo nuevas amenazas para el medio ambiente hasta ahora desconocidas. La primera es la aparición por doquier de un residuo nunca antes visto en nuestros entornos naturales: las mascarillas. Del impacto que ocasionan en el medio y en la red de saneamiento, así como en las depuradoras de aguas residuales, ya nos alertaron hace meses las ONG y la Comunidad de Madrid advirtiéndonos de la importancia de no ser arrojadas al suelo allí donde estemos. Aun así, las mascarillas siguen apareciendo por cientos en rincones tan importantes para la sociedad como los parques públicos o los periurbanos.

“Las mascarillas siguen apareciendo por cientos en rincones tan importantes como los parques públicos o los periurbanos

Pero, recientemente, a este nuevo residuo se ha unido el recrudecimiento de una amenaza para el medio ambiente y la salud de las personas: el uso del vehículo privado. La novedad es que ahora, por miedo a utilizar el transporte público, muchos son los que están optando por utilizar el coche para acudir a sus centros de trabajo. Es más, la venta de coches de segunda mano ha crecido, lo que sólo se puede explicar por este motivo. El problema es aún mayor si tenemos en cuenta que los vehículos más demandados son los que tienen muchos años a sus espaldas debido a que su precio es inferior. Es decir, se trata de coches cuyas emisiones son sensiblemente mayores que las de los vehículos nuevos o con pocos años de antigüedad.

La contaminación del aire que respiramos en las ciudades en un grave problema ambiental y para la salud pública.

Así, el miedo a contagiarse por el coronavirus en el transporte público está moviendo a muchos ciudadanos a optar por el vehículo privado. A la vista de lo que está sucediendo, parece que hemos retrocedido mucho en lo que al uso del transporte público se refiere. A pesar de que no es ni mucho menos probable contagiarse en el Metro, en el tren o en el autobús, sí que es cierto que, las aglomeraciones que antes de la llegada de la pandemia sobrellevábamos con paciencia, ahora son del todo insoportables. Transportes públicos tan fundamentales como el Metro de Madrid son hoy evitados sistemáticamente por muchas personas por miedo al Covid-19. ¿Qué hacer? Sin duda el aumento del número de trenes aliviaría bastante la situación. En estos días aciagos no tiene ninguna lógica que las autoridades sanitarias nos exijan prevención cuando en el Metro estamos muchos días como sardinas en lata.

“El miedo a contagiarse por el coronavirus en el transporte público está moviendo a muchos ciudadanos a optar por el vehículo privado

La ‘nueva normalidad’ está trayendo consigo problemas medioambientales que eran difíciles de prever. Es por ello que nos tenemos que adelantar a los acontecimientos, aunque sea por primera vez en este tiempo de pandemia. Con unas Administraciones públicas al borde del colapso, la ciudadanía debe dar un paso al frente y tirar de sentido común para no agravar la nefasta situación en la que nos encontramos. Es cínico quejarse constantemente de los políticos que nos han tocado en suerte si luego actuamos en nuestro día a día sin responsabilidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s