Lagartija carpetana, prodigiosa adaptación


Es un endemismo ibérico, sólo está presente en el Sistema Central, desde la Sierra de Guadarrama y Gredos hasta la Sierra de Béjar 

Especiario
Por Diego Gil Muñoz
La lagartija carpetana es una especie típica de la alta montaña, siempre está por encima de los 1.600 metros de altitud, con el límite en los 2.400 de Peñalara. Las poblaciones están aisladas entre sí, las de Ávila no tienen contacto con las de Béjar, que serían las más numerosas de todas. Este aislamiento ha dividido la especie en dos subespecies, por un lado la de la Sierra de Guadarrama y por otro las de Gredos y Béjar.

Distribución de la largartija carpetana.

Descripción
De mediano tamaño, robusta y con la cabeza ligeramente aplastada. Por el dorso es parda o verde brillante, con reticulado negro. El vientre es blanco o incluso azulado. La cola es casi el doble de larga que el cuerpo, puede llegar a los 22 cm de longitud y tiene un peso de casi 10 gramos. Existe el dimorfismo sexual en la especie, siendo los machos más grandes y pesados que las hembras.

Hábitat
Siempre en la alta montaña, en roquedos y canchales, también en afloramientos rocosos, pastizales y muros. Adaptada para moverse por las rocas y refugiarse entre las grietas de las mismas. En la Sierra de Guadarrama utiliza los canchales con piornos y enebros rastreros.

Alimentación
Es carnívora, se alimenta principalmente de insectos. Sus presas más habituales son dípteros, escarabajos, hormigas y arácnidos. Pueden cazar al acecho, esto es, esperando a que pase cerca su víctima o perseguirlas realizando pequeñas carreras.

Ejemplar de lagartija carpetana comiendo. Foto: Roberto García-Roa.

Reproducción
Se reproduce en primavera, las cópulas tienen lugar en mayo, al mes siguiente la hembra pondrá de 5 a 8 huevos. Los huevos son incubados durante 45 días, eclosionando entre agosto y septiembre. Las crías recién nacidas son independientes de sus progenitores desde su nacimiento.

Curiosidades
Los machos adultos defienden un territorio frente a otros machos intrusos, en cambio toleran a las hembras y a los ejemplares juveniles. Estos últimos adoptan una estrategia de satélite entre varios territorios. Es muy rápida, lo necesita para poder huir de sus depredadores, en especial culebras, a las que puede despistar desprendiéndose voluntariamente de su cola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s