Un campo de golf amenaza la finca roceña de El Garzo

Ecologistas y políticos, contra su construcción en pleno Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares

P. Esteban/. La fiebre del golf se extiende por nuestra región. Así, el alcalde de Las Rozas, José Ignacio Fernández Rubio (PP), y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre (PP) han presentado el proyecto que prevé la construcción de un gran complejo deportivo de 180 hectáreas con varios campos de golf en la finca El Garzo de Las Rozas, zona protegida perteneciente al Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, que sirve como cinturón de protección al Monte del Pardo.

Asociaciones ecologistas y partidos de la oposición han puesto el grito en el cielo al conocer el plan. “Consideramos inaceptable el nuevo proyecto y solicitaremos información a la consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio”, declaran desde Ecologistas en Acción. La organización indica que, al afectar a un espacio protegido e incluir nuevas construcciones, la propuesta debería pasar un proceso de información pública y de evaluación ambiental. Además, “debería informarse en el Consejo de Medio Ambiente”.

“Fiasco total”                                                                                                                               Sea como fuere, no es este el primer experimento de estas características llevado a cabo por Esperanza Aguirre, que denomina el proyecto como el “pulmón verde del Noroeste”. La asociación ecologista recuerda que en 2005 se dio un capítulo similar a este con el proyecto de la finca pública de El Encín, en Alcalá de Henares, y cuyo desenlace ha sido “un fiasco total”, con privatizaciones y empresas promotoras arruinadas. “Esperanza Aguirre volverá a errar al empeñarse en seguir un modelo de crecimiento económico destructor del medio ambiente y dependiente de inversiones millonarias”, remarca Ecologistas en Acción.

Pero no solo los ambientalistas se han opuesto al proyecto de Aguirre. Izquierda Unida considera “inadmisible” que una finca de tanto alto valor ecológico se destine a una “actividad antisocial de alto impacto ambiental como el golf”. Asimismo, el partido político IU alerta sobre su gestión privada, “que beneficiará a grandes empresarios vinculados al mundo del deporte y la construcción, mientras que para la mayoría de los vecinos de Las Rozas y, especialmente, Las Matas, sólo supondrá una degradación de su entorno natural”.

Noticia relacionada:
Un encinar de Las Rozas en peligro de ser urbanizado

Deja un comentario