Los excrementos como sistema de comunicación

Lugares predilectos de defecación de diferentes especies de carnívoros. Ilustración Alicia Page y Jorge Ortiz.
Para muchas especies, los olores son la forma de advertir de peligros o identificarse como un individuo más del clan 

Naturaleza al descubierto
Jorge Ortiz, EIMA Escuela de Medio Ambiente y Alicia Page, bióloga
Algunos perros poseen una sensibilidad olfativa 100 millones de veces superior a la nuestra. Este dato, que a primera vista puede parecer meramente ‘curioso’ nos permite comprender la enorme diferencia en la percepción del mundo que existe entre nosotros y otras especies de mamíferos.

Por este motivo, el uso de los excrementos u otras sustancias corporales olorosas para la comunicación no es raro en la mayor parte de los integrantes del grupo. Así como tampoco lo es el deponer las heces en lugares predecibles para otros miembros de su especie, como cruces de caminos en los canidos, pequeños promontorios a la orilla del rio para las nutrias, árboles caídos para los mapaches o lugares planos y elevados para las ginetas (observaciones personales).

¿Cómo encriptan los mensajes?
Parece ser que existen al menos dos vías diferentes para la escritura de mensajes olorosos.

g anales

Glándulas anales de garduña impregnando un excremento. Ilustración: Jorge Ortiz.

Por un lado, reutilizan las hormonas que ya han sido usadas por el organismo, expulsándolas mediante el sistema excretor junto al sudor, orina o heces. Un alto olor a testosterona permitirá al autor de ese rastro mostrar su fuerza y agresividad (dominancia) a cualquier congénere sin necesidad de estar presente, evitando heridas en peleas, robos o copulas con su hembra que puedan quitarle la paternidad de la prole. Del mismo modo, el olor de la progesterona permitirá a los machos saber el estado reproductivo de las hembras, avisándoles cuando estén receptivas para copula y evitándoles acosos y violaciones cuando no lo estén.

Mediante el mismo proceso, no solo los residuos hormonales terminarán por expulsarse sino también otros residuos metabólicos cuyo olor puede indicar puede indicar a otros individuos la presencia de infecciones, enfermedades o debilidad por otras causas. Este tipo de señales donde el engaño no es posible, pues son encriptadas por el animal de forma involuntaria, sin la posibilidad de fingir testosterona, celo o estado sanitario adecuado para engañar a otros individuos, se conocen en etología como señales sinceras.

Por último, la presencia de diferentes ‘glándulas olorosas’, o lo que es lo mismo, pequeños cúmulos de grasa que ofrezcan hogar y alimento a infinidad de bacterias, permitirá a los mamíferos completar los mensajes emitidos por el organismo con las secreciones de estas, aportando mayor potencia o resistencia al clima.

«Reutilizan las hormonas que ya han sido usadas por el organismo, expulsándolas mediante el sistema excretor junto al sudor, orina o heces»

Algunas especies sociales como los tejones son capaces de frotar sus glándulas olorosas con las de otros integrantes del clan, compartiendo las bacterias y generando un olor grupal identificativo del clan. La función principal de este ‘olor del clan’ es complementar a los otros marcajes y se realiza con la glándula subcaudal.

La importancia del marcaje oloroso puede ser fundamental para algunas especies, sin embargo, algunos estudios indican que esta capacidad no es alcanzada en su plenitud al menos hasta la llegada de la edad adulta, momento en el que comienzan a desarrollar el comportamiento de marcaje. Ejemplo de esto fue el estudio de José Martín (2010) donde encontró hasta 77 sustancias olorosas diferentes en los excrementos de los lobos adultos pero solamente 22 en las crías.

linceglandulas con logo

Diferentes glándulas presentes en los carnívoros ibéricos, el grado de desarrollo de cada una depende de la especie. Ilustración: Alicia Page y Jorge Ortiz.

¿Dónde se sitúan esas glándulas?
Patas, cola, ano, zona perineal, mandíbula… Dichos órganos se encuentran situados en numerosos puntos del cuerpo del animal, aunque la posesión en unos u otros lugares depende de la especie e incluso del grupo faunístico al que pertenece. Dependiendo del punto donde se encuentren, reciben un nombre u otro y la función de los mensajes que emiten es una u otra.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s