Desde Gargantilla del Lozoya a Pinilla de Buitrago


A los pies de los montes carpetanos en pleno valle del Lozoya 

En ruta
Por José Ángel Macho Barragués
En la parte más oriental de la Sierra de Guadarrama, emergen los poco conocidos Montes Carpetanos. A sus pies, el río Lozoya avanza quedando retenido en varios embalses, dejando alrededor de sus orillas distintas poblaciones como las de Gargantilla del Lozoya y Pinilla de Buitrago.

Para llegar a estas poblaciones desde la ciudad de Madrid, tendremos que desplazarnos por la autovía A-1 hasta el km 69, donde seguiremos la carretera comarcal M-604 dirección Rascafría durante unos 8 km hasta tomar la carretera M-634 que nos conducirá directamente a la población serrana de Gargantilla del Lozoya, desde donde partirá nuestro camino.

La vegetación característica de este paisaje está representada principalmente por encinas de diversas formas y tamaños

Ejemplar de encina. Foto: José Ángel Macho Barragués.

El recorrido propuesto, nos llevará nada más abandonar el núcleo urbano de Gargantilla del Lozoya, a cruzar un puente que pasa por encima de unas vías de tren. Desde allí, abriéndonos camino entre el ganado y antiguas construcciones, accederemos a una dehesa joven donde todavía quedan vestigios de lo que en su día fue una gran zona típica ganadera; las paredes de piedra seca, las delimitaciones parcelarias continuas y las extensas zonas de prados, son señales de ello. Los innumerables senderos que salpican el corazón de este terreno serrano conducen en su mayoría hasta el discreto pantano de Riosequillo, donde se embalsan las aguas del río Lozoya. Este pequeño y discreto embalse, fue construido e inaugurado en el año 1958 con la idea de abastecer a la creciente población del área metropolitana de Madrid.

Paisaje y biodiversidad
La vegetación característica de este paisaje está representada principalmente por encinas de diversas formas y tamaños, resaltando entre los numerosos pies de esta especie endémica de la península Ibérica, algunos ejemplares que resultan singulares dadas sus grandes dimensiones, teniendo además en cuenta que se han podido adaptar al duro clima que predomina en este entorno. A parte de arbustos de porte bajo como endrinos, zarzas o rosales silvestres, destacamos las plantas acuáticas que invaden los numerosos arroyos y zonas inundadas que rodean el perímetro del pantano de Riosequillo, como pueden ser los ranúnculos con sus florecillas amarillas que salpican la primavera o las exquisitas corujas.

Caminos en torno al embalse de Riosequillo. Foto: José Ángel Macho Barragués.

Durante esta aventura nos sorprenderán lagartijas serranas que aparecen y desaparecen por entre los muros de piedra que delimitan las fincas, el vuelo amenazante del buitre leonado, la sonrisa del lobo, el canto armonioso de los jilgueros o la silenciosa huida de un cervatillo, estas situaciones nos permitirán por un pequeño instante fusionarnos con un entorno natural no sobrexplotado que atesora parajes y momentos únicos.

Durante esta aventura nos sorprenderán lagartijas serranas que aparecen y desaparecen por entre los muros de piedra 

Actividades en naturaleza
En las inmediaciones del pantano de Riosequillo se podrá disfrutar de la ‘dominguera’ área recreativa de Riosequillo durante los veranos en que el canal de Isabel II decide abrir sus instalaciones al público. En este entorno natural también es posible practicar la pesca deportiva sin muerte o el piragüismo, entre otras muchas actividades al aire libre. Además, son frecuentes incluso los paseos ecuestres recorriendo las numerosas vías pecuarias y caminos que salpican este fantástico lugar.

Hablando técnicamente de la ruta que proponemos, consiste en realizar un recorrido circular que conecta ambas poblaciones a través de una serie de caminos y vías pecuarias sin apenas desnivel, pasando por supuesto por las orillas del pantano de Riosequillo y sus inmediaciones. En total, son unos 10 km aproximadamente, bastante amenos, con diferentes contrastes, paisajes, encinares y numerosos arroyos que confluyen en un paisaje único a los pies de los Montes Carpetanos acompañados por los aullidos de los lobos madrileños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s