Un galápago europeo a 1.330 metros

Sin título

Un extraordinario avistamiento que podría estar relacionado con el cambio climático

el Mirador
Por Rubén Bernal, dir. tec. Reforesta y jf. de proy. de Red Montañas.
Durante la realización de tareas de mantenimiento de una de las 15 charcas para anfibios que las asociaciones Red Montañas y Reforesta han creado en torno a La Pedriza del Manzanares, en la Sierra de Guadarrama madrileña, tuvimos la suerte de encontrar un ejemplar de galápago europeo a 1.330 metros de altitud en Manzanares El Real. Este ejemplar podría ser el citado a mayor altitud en la Sierra y en la península Ibérica.

Retirando rocas arrojadas a la charca por gente poco respetuosa con estas actuaciones de restauración de los ecosistemas acuáticos, un canto rodado ‘cobró vida’ avanzando por la orilla. Para nuestra sorpresa se trataba de un galápago europeo adulto y en perfecto estado. Era la primera vez que veíamos a esta especie en aquel lugar, y tras localizarla abandonamos los trabajos para no provocarle más molestias.

“Era la primera vez que veíamos a esta especie en aquel lugar”

Ejemplar de galápago europeo tomando el solEl galápago europeo es una especie propia del norte de África, Europa y Asia Menor, que en la península Ibérica se encuentra en regresión mostrando una distribución irregular. Es una especie protegida en la Comunidad de Madrid y mantiene poblaciones amenazadas en diferentes puntos de la Sierra de Guadarrama, apareciendo siempre en bajas densidades.

En el Alto Manzanares se mantiene un núcleo asociado a las zonas más bajas, amenazado por la pérdida y degradación histórica de numerosos medios acuáticos, la introducción del galápago de florida que compite con él por las zonas de asoleamiento, y por la depredación que sufren sus juveniles por parte de las fuertes poblaciones de cigüeña blanca. Su congénere autóctono el galápago leproso es aún frecuente en algunas zonas, aunque igualmente ha sufrido un declive poblacional en la Sierra.

En el Alto Manzanares se mantiene un núcleo asociado a las zonas más bajas, amenazado por la pérdida de numerosos medios acuáticos”

Esta joya faunística del Guadarrama normalmente no asciende a grandes altitudes en las montañas, citándose su límite habitual en estas sierras en torno a los 1.050 metros y en otros puntos de la península Ibérica hacia los 1.200 metros (Sierra de Pela segoviana, Sistema Central). Por eso resulta llamativa su presencia en 2 de las 5 charcas creadas, ambas por encima de los 1.100 metros y en este caso por encima de los 1.300. Sorprende ver a este galápago en una ladera cubierta por melojares y pinares de silvestre, y en un humedal asentado sobre una turbera en plena montaña, en un medio que en principio no sería propicio para esta especie.

Juvenil de galápago europeoSu aparición en estas altas cotas es una singularidad ecológica de la sierra de Guadarrama, ligada quizás a la existencia de poblaciones singulares no conocidas con anterioridad, a sueltas intencionadas o quizás a un ascenso altitudinal ligado a las consecuencias del calentamiento global que sufrimos. El caso es que de forma súbita los anfibios han dejado de ser los protagonistas principales de estos humedales del alto Manzanares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s