Miedo e intolerancia en la Sierra

Pintadas aparecidas en la fachada de la Casa Abierta.

Pintadas nazis contra la Casa Abierta Escorial

Opinión de El Guadarramista
Por Pablo Esteban Mata (Subdirector)

El próximo domingo, 9 de noviembre, se cumplen 25 años de la caída del Muro de Berlín. Una deshonrosa frontera que avergonzó al mundo durante casi tres décadas. Levantado sobre el odio entre pueblos, representa uno de los episodios más tristes de la historia de la humanidad. Por desgracia, su germen se ha revivido hace unos días. El miedo y la intolerancia de entonces han anidado en los desalmados de hoy.

El pasado fin de semana el famoso Centro Social Autogestionario Casa Abierta Escorial (San Lorenzo de El Escorial) amanecía inundada de pintadas amenazantes con lemas y símbolos nazis. Se trata de un acto que no hace sino retratar el nulo nivel de ética y cultura de sus autores, amén de su cobardía al ejecutar esta salvajada con nocturnidad y alevosía. Por sus obras les conoceréis.

Pintadas pronazis.Sólo sujetos sin ningún tipo de conciencia social ni sentido de la democracia perpetrarían semejante atentado contra un punto de encuentro para la expresión de los vecinos como Casa Abierta Escorial. Se trata de un lugar que fomenta la participación colectiva a través de actividades lúdicas, culturales, sociales y artísticas; un espacio abierto a quien quiere contribuir y/o participar en él. Sin violencia.

Sólo sujetos sin ningún tipo de conciencia social ni sentido de la democracia perpetrarían semejante atentado

La educación como prevención
Más allá del hecho, lamentable y condenable, resulta especialmente triste el antes y el después: la educación y la justicia. Por un lado, este tipo de hechos reflejan la importancia de educar a los más jóvenes en valores como la concordia, el respeto y la libertad. Estos ataques, que enaltecen uno de los capítulos más nauseabundos de nuestra historia son un fracaso de nuestro sistema educativo. Algo falla cuando se alaba el mal.

La Casa Abierta es un centro alternativo que fomenta un amplio abanico de actividades.Pero no sólo hay que poner el acento en el antes. Es preocupante la impunidad con la que este tipo de grupos se mueve por nuestra Sierra, aun después de haber cometido fechorías como la del pasado fin de semana. La seguridad jurídica está en entredicho y no se puede ser condescendiente con la intolerancia. La democracia nos va en ello. Las autoridades políticas, policiales y judiciales no deben permitir que ataques contra la libertad salgan gratis.

“La seguridad jurídica está en entredicho y no se puede ser condescendiente con la intolerancia”

¿Y qué se esconde siempre detrás de estas agresiones? Miedo. Puro pánico a lo diferente. Pavor a la libertad, a la democracia, al pueblo. Todos los que defendemos una convivencia cívica, pacífica y plural somos víctimas de este vandalismo. Los tiempos están cambiando y esta revolución preocupa a quienes desean continuar con la jerarquía actual. Pero no hay vuelta atrás. La sociedad ha despertado y la transformación iniciada en su seno es imparable. Nosotros, ni miedo ni intolerancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s