Preparación para actividades de montaña (V)

El autor a 5000 metros contemplando el lago oculto Jhuri Kota con solo dos capas (Bolivia).

La ropa que llevamos cuando nos metemos de lleno en la alta montaña marcará el devenir de nuestra aventura

En ruta
Por Felipe Colorado Lobo

Mi primer forro polar serio —no de gran superficie deportiva—, me costó tanto como una tienda de campaña. Confieso que siempre he sido muy reflexivo para las compras y no tenía la conciencia muy tranquila respecto a si dicha prenda constituiría una buena inversión. Después de quince años tan sólo he tenido que cambiarle la cremallera y permanece en uso, desplazado únicamente por otra prenda más moderna y ligera. 

Con dos capas, abriendo huella hacia el Jean Arloud.Con este forro he dormido calentito en campos base a muchos grados bajo cero, he subido por encima de seis mil metros, he participado en arduos rescates de montaña y encima me ha permitido quedar todo “pichi” en las fotos. ¿El secreto? Una membrana transpirable cortaviento, un cuello con ceñidor, generosos bolsillos, refuerzos anti desgarro en hombreras y mangas, corte diferencial que abriga la región lumbar y cremallera de doble cursor para orinar sin tener que abrir toda la chaqueta. Siempre que no llueva y la temperatura no sea excesivamente baja, esta será nuestra capa externa.

¿Y si llueve?

La mala noticia es que nos acabaremos mojando. El forro polar no aguanta la humedad y aquí aparece la tercera capa, que tampoco aguanta un chaparrón de horas, pero ralentiza el calado interno y el riesgo de hipotermia. ¿Y por qué no usar un barato poncho de agua, tipo Camino de Santiago? No te mojas por fuera, pero el sudor no puede cruzar el plasticazo y acaba empapando la segunda capa. ¡Dios mío qué cruz!

“Tampoco aguanta un chaparrón de horas, pero ralentiza el calado interno”

Softshell y hardshell

Para seguir el cachondeo tenemos la lucha lingüística entre las prendas tercera (o segunda) capa softshell y hardshell. Se supone que las soft son unas parkas con membrana, ligeras y funcionales. Algo así como mi forro polar clásico pero finitas y algo impermeables.

Con dos capas, muy por encima del glaciar Condoriri (Bolivia).Las hard serían las típicas chaquetas de montaña multicapa, muy impermeables pero pesadas, engorrosas y de resistencia limitada. Ante el maremágnum de tejidos, marcas y definiciones poco claras, mi recomendación consiste en comprar revistas especializadas que sacan periódicamente números dedicados a material con evaluaciones profesionales, frecuentar tiendas de confianza donde nos asesoren correctamente y no “nos vendan la moto” y preguntar a amigos y foreros en internet.

Qué gran sensación la de disfrutar de una estupenda actividad montañera sin preocuparte por la ropa que llevas, aunque haya costado un pastizal.

2 Respuestas a “Preparación para actividades de montaña (V)

  1. Hay mucho de tongo en la comercializacion de del “uniforme” de montaña. Cada temporada disparan sus costes sin que este justifique calidad y diseño, aprovechando el boom turistico que exibe equipos calcados de “Al limite de lo imposible” para simplemente darse un voltio por el Guadarrama.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s