¿Quién vive ahí?

Ecologistas en Acción Peñalosa ha denunciado la construcción de una vivienda en un área de alto valor ecológico y paisajístico

V.Goded/. Las quejas surgen por la licencia otorgada por el alcalde de Miraflores de la Sierra, Pablo Altozano Soler (Partido Popular), para edificar una casa con un forjado de más de 100 m2 sujeto por estribos a la pendiente a una distancia de menos de 25 metros del cauce del Río Guadalix y sobre una pendiente superior al 25 %, por lo que requiere autorización expresa de la Confederación Hidrográfica del Tajo. Hasta la fecha, la institución no ha emitido autorización ninguna.

Por este motivo, Ecologistas en Acción Peñalosa ha querellado el caso ante la propia Confederación, ante los juzgados de guardia de Colmenar Viejo y ante la Fiscalía de Medio Ambiente. La asociación ecologista argumenta que “se han comprobado en las normas subsidiarias vigentes actualmente en este término que corresponden al año 1997, que la parcela afectada por esta actuación tiene calificación de Suelo Urbano no Consolidado”.

Incumplimiento de la ley

Además, señalan, “el artículo 47.1 de esta misma Ley dictamina que es necesario, antes de proceder a la urbanización de los mismos, la aprobación de un plan parcial, sin ser eximente de cumplir dicho requerimiento la extensión y nº de viviendas a construir. Esto supone el cumplimiento de un procedimiento, con los consiguientes plazos, trámites administrativos y autorizaciones de los organismos competentes”.

Por último, al no tener aún plan parcial, “se debería de haber tenido en cuenta la Evaluación Ambiental Estratégica marcada por la Ley 9/2006, de 28 de abril, sobre evaluación de los efectos de determinados planes y programas en el medio ambiente”.

Noticia relacionada:
Degradación del paisaje y el entorno fluvial del barranco del río Miraflores

Deja un comentario