Poco peligro de aludes en la Sierra

En el Parque Natural de Peñalara hay un riesgo moderado de avalanchas

V. Goded/. Sólo el paso de personas en grupo o el aumento de temperaturas pueden provocar el desencadenamiento de las mismas. Pero tranquilos, serían de dimensiones mínimas. Un alud es, según la RAE, una gran masa de nieve que se derrumba de los montes con violencia y estrépito. La Comunidad Europea estableció 5 niveles de riesgo alcanzándose sólo el segundo nivel.

En la zona protegida de Peñalara, el riesgo es limitado, es decir, de categoría 2. Sólo concierne a un limitado número de pendientes. En general, no es peligroso, sólo en caso de gran sobrepeso. La amenaza de un desprendimiento es poco probable. Los flujos que se pueden producir son, en la mayoría de las ocasiones, poco importantes.

Diferencias

Para hacerse una idea comparativa, en el valor máximo, el 5, las avalanchas de gran tamaño pueden imponer muy graves consecuencias tanto del lado humano como del material, alcanzando edificios y calles. Incluso en los casos más preocupantes, son enviados boletines especiales de información a los servicios de seguridad regional y departamental, o a los medios de comunicación.

Por el contrario, en la categoría 1, el escalón más bajo, el movimiento de desmoronamiento natural se manifiesta sólo en forma de escasa extensión. La oscilación apenas se nota y se localiza en muy raros sectores caracterizados por un fuerte declive, como un entorno con crestas.

Noticia relacionada:
Precaución a la hora de disfrutar de la nieve

Deja un comentario