Desmán ibérico, un tesoro de faunístico en grave regresión. Propuesta para su recuperación en el Sistema Central

Desmán
La cría en cautividad puede dar un empuje a su recuperación en lugares donde ha desaparecido o para reforzar sus poblaciones, muchas de ellas aisladas geográficamente

el Mirador
Por los biólogos Andrés Requejo y Carlos Sanz
El desmán ibérico (Galemys pyrenaicus) es un taxón único, un vertebrado endémico exclusivo de la península ibérica, escaso y la especie más singular desde la perspectiva mastozoológica y filogenética. Se puede afirmar que prácticamente no le quedan parientes vivos.

Filogenia y morfología
Pertenece al grupo de los topos (subfamilia Desmaninae) muy diversificado en Europa hace millones de años, aunque actualmente quedan únicamente dos especies, la ibérica y la rusa (Desmana moschata). La subfamilia Desmaninae se caracteriza por sus adaptaciones acuáticas desde finales del Mioceno (hace 15 millones de años). Se conocen otras tres especies del género Galemys como fósiles.

«El desmán ibérico es un taxón único, un vertebrado endémico exclusivo de la península ibérica»

El nombre que recibe en los diferentes idiomas europeos deriva del nombre vulgar en ruso y científico de la especie rusa: desmán ibérico en español, desman des Pyrénées, en francés o Pyrenean desman, en inglés. En catalán tiene un nombre -almesquera- muy apropiado a su fisiología dado que deriva de la palabra ‘mesc’, que hace referencia a las glándulas de almizcle que posee. Estas glándulas están mucho más desarrolladas en la especie rusa, de mayor tamaño, y era uno de los motivos  –junto a su piel- por el cual ha sido muy cazada. De hecho, en muchos lugares donde vive se le suelen poner nombres genéricos que sirven para diversas especies semiacuáticas, como ‘ratbuf’ en catalán o rata de agua, almizclera y rata almizclera en Castilla. En Galicia, ‘aguantara’ y ‘rato’.

Ejemplar de la especie Galemys pyrenaicus rufulus (Graells, 1852 cerca del El Escorial) que ocupa la zona occidental y Sistema Central. (Foto: Sanz, C.)

La forma del desmán resulta algo quimérica, dado que parece hecho de trozos de otros animales, como el topo, la musaraña y la rata. El parecido y parentesco evolutivo con el topo son recogidos en el nombre portugués de ‘toupeira de água’, que es uno de los pocos nombres realmente populares. Se trata de un mamífero muy desconocido a causa de sus hábitos discretos y básicamente nocturnos, que hacen de esta especie un fantasma de muy improbable observación.

Una señal importante para la detección de la presencia del desmán es su pelo, ya que son accidentalmente ingeridos como consecuencia del «grooming» (operación de autolimpieza en la que se pasa la lengua por el pelaje) y quedan en los excrementos. Los mamíferos tienen dos tipos de pelos: la borra, pelo lanoso que forma el aislante térmico y la jarra, pelo más largo y rígido, visible al exterior, que protege externamente la borra evitando que se moje. El desmán tiene la particularidad de tener dos tipos de jarra, una de ellas fácilmente identificable porque carece de médula, está doblado hacia adentro en su mitad distal y a continuación presenta un aplanamiento apical en forma de punta de lanza, lo que constituye un carácter diferencial de este tipo de jarra.

«Una señal de la presencia del desmán es su pelo, ya que son accidentalmente ingeridos como consecuencia del «grooming»»

La fiabilidad en la determinación de un excremento como de Galemys pyrenaicus son los pelos del desmán al microscopio. Las formas de lanza en algunos de ellos son lo que aseguran su autoría. Después como segundo paso sería un análisis genético.

Ejemplar Galemys pyrenaicus pyrenaicus (É. Geoffroy Saint-Hilaire, 1811 en Tarbes, Pirineos franceses) que ocupa la parte central y oriental de la cordillera Cantábrica y Pirineos (autor: Pere Aymerich)

Ejemplar de Galemys pyrenaicus pyrenaicus (É. Geoffroy Saint-Hilaire, 1811 en Tarbes, Pirineos franceses), especie que ocupa la parte central y oriental de la cordillera Cantábrica y Pirineos. (Foto: Pere Aymerich).

Distribución general
Vive en el norte de la península ibérica, en diversas áreas discontinuas: norte de Portugal, Galicia y zonas próximas de Castilla y León, cordillera Cantábrica, Sistema Central, Sistema Ibérico septentrional y Pirineos.

Se mantienen tres poblaciones con buenas perspectivas de futuro: Arco Atlántico, Sistema Ibérico septentrional y Pirineos, habiendo desaparecido prácticamente de las restantes áreas: Pasillo Vasco, Sistema Ibérico meridional, Meseta y Sistema Central. Se cree que se encuentra en peligro crítico de extinción en las provincias del País Vasco, Cáceres, Salamanca y Huesca. Se considera extinguido en las provincias de Guadalajara, Madrid, Segovia, Ávila, Valladolid, Cuenca y Zaragoza.

«El desmán ibérico se considera extinguido en Guadalajara, Madrid, Segovia, Ávila, Valladolid, Cuenca y Zaragoza»

Amenazas y conservación
El desmán es una especie considerada amenazada a escala global, razón por la cual la Unión Europea obliga a protegerla legalmente y a conservar sus hábitats. Se trata de una especie protegida en el Catálogo español de especies amenazadas (Real Decreto 139/2011). Calificada como «Vulnerable» (2020) por la UICN Red List con una tendencia a decrecer. Su número ha descendido un 30% en los últimos diez años (2021-2020); la expectativa de decrecimiento es similar para la próxima década.

Hábitat (autor: Andrés Requejo de las Heras)

Hábitat ideal para el desmán ibérico. (Foto: Andrés Requejo de las Heras).

Conclusión
A pesar de ser el endemismo ibérico por excelencia, pequeño y de hábitos discretos, no goza de la notoriedad para la generación de recursos en su investigación-conservación que especies conocidas como «flag species» tales como el lince ibérico (Lynx pardinus) y el águila imperial (Aquila adalberti), especies de mayor tamaño, grandes depredadores que atraen la atención del gran público y de los medios de comunicación, razón por la que se ha aportado más recursos y esfuerzos en su estudio y conservación. El conservacionismo ha priorizado a especies grandes perjudicando a las pequeñas por muy exclusivas, singulares y endémicas que estas sean o más en peligro se encuentren.

En el marco de la colaboración entre el Zoo de Barcelona y ADEFFA, se trabaja para la conservación del desmán ibérico desde el Centro de Fauna Camadoca de Santa María de Merlés (Barcelona), buscando conseguir, entre otros objetivos, la reproducción de la especie para potenciales reintroducciones futuras.

https://www.zoobarcelona.cat/sites/default/files/2020-05/Video%20div%20ADEFFA%20desm%C3%A1n%20cast.mp4

Deja un comentario