La deficiente conservación del río Guadarrama en el suroeste de la región


Para la protección efectiva un río, es imprescindible que la sociedad vuelva a sus orillas, y esto es imposible si sus aguas no son limpias como lo eran antaño 

Opinión de El Guadarramista
Por Jonathan Gil Muñoz (Director)
A finales del año pasado tuvo lugar una concentraron en la Puerta del Sol, para denunciar que, desde hace 20 años, se vierten al río Guadarrama 450 m3 de aguas residuales al día a su paso por Villaviciosa de Odón. En marzo de este año, supimos gracias a la asociación Arroyo Verde, que estaban yendo a parar sin tratar al Guadarrama aguas fecales y de origen industrial en Arroyomolinos. Más recientemente, volvieron a aparecer flotando en las aguas del maltratado río, frigoríficos, muebles, etc., a la altura del poblado ilegal de ‘Las Sabinas’, en Móstoles.

“Han vuelto a aparecer flotando en las aguas del río, frigoríficos, muebles, etc., a la altura de ‘Las Sabinas'”

Son sólo tres ejemplos cercanos en el tiempo de cómo se trata al Guadarrama en el suroeste de la Comunidad de Madrid, pero si tiramos de hemeroteca, nos encontraremos con muchas noticias que dan cuenta de más agresiones a este río, a pesar de ser la columna vertebral del Parque Regional del Curso Medio del Río Guadarrama. Un espacio protegido de la región que no cuenta, ni con un centro de recepción de visitantes, ni tampoco con un Plan Rector de Uso y Gestión. Un documento básico para regular las actividades que se desarrollan en el espacio protegido y garantizar su correcta protección.

Vertidos al Guadarrama en Arroyomolinos. Foto: Telemadrid.

Pero el vertido incontrolado de toda suerte de aguas contaminantes no es la única amenaza a la que se enfrenta de continuo el río Guadarrama. Es muy común ver, sobre todo los fines de semana, multitud de motos y quads circulando sin ningún tipo de control por las riberas de este río, erosionando una de las zonas más sensibles y ecológicamente más importantes de un cauce. Aunque es verdad, que esta agresión ocuparía un segundo lugar, si la comparamos con lo permisivas que han sido las administraciones publicas al autorizar urbanizaciones que han ocupado las mismas orillas del río Guadarrama. Un dominio público hidráulico que parece imposible de recuperar.

“Hoy se vive prácticamente de espaldas a los ríos, al menos en muchos municipios de nuestra región”

En todo esto hay una cuestión de fondo que merece ser analizada. Hoy se vive prácticamente de espaldas a los ríos, al menos en muchos municipios de nuestra región. Hace 50 ó 60 años, las vegas eran cultivadas aprovechando la fertilidad de su tierra y la cercanía de las aguas. La pesca era una actividad tan común como la propia agricultura, incluso en los meses de estío el pueblo entero se bañaba en su río. Ahora mismo sería una locura hacer algo así tal y como bajan las aguas del Guadarrama. Es decir, que se han perdido usos y tradiciones antiquísimas. Un vínculo ancestral que servía, de forma indirecta, para controlar su estado medioambiental.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s