Musaraña ibérica, insaciable insectívora

Musaraña ibérica, insaciable insectívora.

Conocemos este mes a otro de los habitantes silenciosos que vive en las zonas más húmedas de la Sierra de Guadarrama

`Especiario´
Por Diego Gil Muñoz

Se trata de un endemismo ibérico, con una distribución bastante limitada por la geografía ibérica. Su gusto por las zonas mas frías hace de la musaraña ibérica una habitante habitual de las principales cordilleras de la mitad norte de la Península. Su estatus como especie independiente es relativamente reciente, desde 1975 se la considera especie separada de la Sorex araneus, de la que era subespecie hasta dicha fecha. 

Descripción

Musaraña de tamaño medio, de 7 cm de longitud y 8 gr de peso, con cola bastante larga, hasta 4,6 cm. De pelaje muy denso y suave, en adultos de tres colores, con el vientre más claro y el dorso más oscuro. Tienen las puntas de los dientes de color rojizo. El hocico es muy largo y puntiagudo, provisto de pelillos sensoriales.

Hábitat
Distribución de la musaraña ibérica.

Distribución de la musaraña ibérica.

Muy frecuente en el sistema central, en el Guadarrama habita con preferencia en las zonas más frías, húmedas y elevadas, hasta los 2000 m de altitud. La temperatura media de su hábitat oscila entre los 3 y los 15 grados de media, con precipitaciones abundantes. Prefiere los biotopos forestales, sin exigencias en cuanto al árbol dominante, hayedos, pinares, robledales, etc.

Prefiere los biotopos forestales, sin exigencias en cuanto al árbol dominante

Alimentación

Es una gran depredadora de insectos principalmente, que debido a su frenético metabolismo devora presas en grandes cantidades. Su dieta puede incluir otras presas como moluscos, puestas de peces y anfibios, pájaros, peces o incluso carroña. Es un experta nadadora además de una gran buceadora. Es depredada sobre todo por zorros, martas, ginetas y aves rapaces como las lechuzas y los cárabos.

Reproducción
Musaraña hembra amamantando a sus crías. Foto: Manolo Castro.

Musaraña hembra amamantando a sus crías. Foto: Manolo Castro.

La musaraña ibérica vive muy deprisa, alcanza la madurez sexual antes de los tres meses de su nacimiento. El periodo de reproducción puede durar todo el año, excluyendo el invierno. Tras la cópula la hembra construirá un nido confortable donde dará a luz a los pequeños tras 25 días de gestación. Cada camada contará con 2-5 pequeños, incluso 7, cada año el número de camadas pueda llegar a 4.

Cada camada contará con 2-5 pequeños, incluso 7

Curiosidades

Con una longevidad muy reducida, unos 18 meses, las musarañas viven muy deprisa, toda su vida es una carrera contrarreloj contra el tiempo, aunque en cautiverio pueden alcanzar los tres años de edad. Debido a su corto ciclo de vida no hiberna, pudiendo ser observada en sus quehaceres cotidianos incluso en los días más crudos del invierno serrano, tanto de día como de noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s