Los dos castillos de Manzanares El Real

Castillo Viejo de Manzanares El Real.

Monumentos, castillos y hasta villas completas han desaparecido de la Sierra de Guadarrama dando lugar a diferentes leyendas

De leyenda
Por Rosa Alonso
En Manzanares El Real se emplaza su magnífico Castillo Nuevo, también conocido como el Castillo de los Mendoza. Su gran estado de conservación se debe a las tres restauraciones realizadas durante el siglo XX y su visita es obligatoria para cualquier persona que se acerque a esta bella localidad serrana. Sin embargo, poco se sabe de una segunda fortaleza, anterior al actual, del que hoy sólo se conservan ruinas y pasa indiferente ante muchos de los ojos que lo observan.

Castillo de Manzanares El RealCastillos que aparecen y desaparecen
Según los escritos, el Castillo Nuevo de Manzanares se erige sobre los cimientos de un palacio más modesto que habría perdurado hasta el siglo XV; en ese momento, Diego Hurtado de Mendoza promueve unas obras que no vería acabar. Su hijo, Íñigo López de Mendoza, sería entonces el encargado de impulsarlo y se convertiría en el nuevo señor del lugar. Lamentablemente, menos de un siglo después del inicio de los trabajos de ampliación, el castillo sería abandonado por cuestiones económicas.

“Diego Hurtado de Mendoza promueve unas obras que no vería acabar”

El hecho de que el nuevo castillo fuera levantado sobre uno anterior ha provocado confusión desde sus inicios. Lo cierto es que sí existieron dos fortalezas, separadas por escasa distancia, que coincidieron en el tiempo. Esto se debe a que, muy probablemente, los señores de Mendoza continuaron habitando el primer castillo hasta la finalización del nuevo. Además, se cree que las piedras del primero sirvieron para levantar la segunda edificación, lo que habría provocado la desaparición del primigenio. Un castillo que aparece y otro que desaparece.

Íñigo López de MendozaFábulas de los dos castillos
Aunque su origen es incierto, esta edificación casi perdida es conocida como Castillo Viejo de Manzanares El Real o Plaza de Armas. De él, sólo se conservan una torre y parte de algunos muros que hacen pensar sobre su función como fortín durante la Reconquista. Debido a su estado, el uso de la imaginación es fundamental para completar los segmentos que faltan y vislumbrarlo tal y como debió ser.

“Esta edificación casi perdida es conocida como Castillo Viejo de Manzanares”

Por si fuera insuficiente su ‘desaparición’, el hecho de que ambos castillos coexistieran en algún momento dio lugar a varias historias fantásticas. La más extendida habla de un pasadizo entre los dos edificios que permitiría los encuentros nocturnos de ciertos habitantes, siempre sin ser descubiertos. Otro relato cuenta el hallazgo de un cuerpo sin cabeza en el viejo cementerio que se atribuiría al asesinato de un lacayo traidor o a la muerte de un soldado durante la Guerra Civil.

Castillo de Manzanares El Real.Pero, sin duda, el cuento más interesante de todos conserva las andanzas de uno de los habitantes del viejo castillo: Pedro González de Mendoza, obispo de Calahorra. Para conocer a este personaje de leyenda tendremos que esperar a nueva ocasión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s