Tiempo de amores

Tiempo de amores. (Foto: Tenada del Monte).

Es el mes de mayo y muchas especies de animales y plantas comienzan o están en pleno proceso de reproducción

Instantes
Por Mar Pinillos y David Martín
www.tenadadelmonte.es    info@tenadadelmonte.es

Las más adelantadas ya están criando a sus retoños. Es ésta una época en la que nos podemos ‘emborrachar’ de fotografiar mil y una flores, las idas y venidas de los padres a cebar a sus pollos o todavía escuchar las últimas llamadas de amor de algunos anfibios. Los días son más largos, con buenas temperaturas y abundancia de alimento en forma de hierba e insectosEsto también estimula a los carnívoros, que aprovechan la explosión demográfica de los otros eslabones de la cadena para criar. Es esta la mejor época, sin duda, para sacar adelante a los nuevos miembros de la familia sea cual sea la posición en la pirámide alimenticia.

Orquídea del género Ophrys. (Foto: Tenada del Monte).Las flores utilizan distintos métodos para poder reproducirse. Quizás una de las más llamativas sea la de las orquídeas del género Ophrys, que viven en las zonas calizas cercanas a la Sierra de Guadarrama y explotan el apetito sexual de los machos de diversas especies de himenópteros (abejas, abejorros, avispas) al imitar su labelo a las hembras de estos animales. Este engaño no es sólo visual, sino también táctil y olfativo. El macho intenta copular con la flor y lo que consigue es que ésta le ‘done’ su polen. Todo un despliegue ‘armamentístico’ pacífico para conseguir perpetuar la especie.

“El macho intenta copular con la flor y lo que consigue es que ésta le ‘done’ su polen”

Sapo común. (Foto: Tenada del Monte).En las partes algo más elevadas del Sistema Central, donde el agua de las charcas todavía casi no ha empezado a menguar, es muy probable continuar escuchando el espectacular celo de las ranitas de San Antonio (Hyla molleri) con los machos cantando su mejor repertorio para ser elegidos por las hembras. Tal vez podamos ser testigos de los amplexus o abrazos copulatorios de estos animales. Quizás tengamos suerte y en nuestro camino crepuscular o nocturno, veamos a alguna hembra de sapo común (Bufo spinosus) cargada de huevos dispuesta a llegar a su cita de amor en la charca. Menos visibles serán los amoríos del tritón jaspeado (Triturus marmoratus), pues realizan su cortejo en el interior de las charcas, lejos de las miradas indiscretas.

Y hablando de indiscreción y de discreción, el ruiseñor es el rey. Capaz de cantar día y noche incansablemente para atraer a las hembras también es un ave que, cuando sale de la maraña de matorral donde suele habitar, no es nada indiscreto. De colores pardos, esconde su nido tan bien como es capaz de ocultarse él mismo.

“Tal vez podamos ser testigos de los amplexus o abrazos copulatorios de estos animales”

Curruca capirotada. (Foto: Tenada del Monte).También oculta muy bien el nido la curruca capirotada (Sylvia atrocapilla), que en esta época ya está en plena ceba de sus pollos. Alejado de las miradas indiscretas del hombre y de otros animales, escondidos en la maleza y sujetos en ramas débiles ubican sus nidos construidos con hierbas secas, musgo y raicillas. Si localizáramos alguno, es mejor alejarse y no molestar. Podemos disfrutar de las idas y venidas de los padres cebando a los pollos siendo discretos y sin poner en peligro la crianza. Nosotros tuvimos la suerte de descubrir uno y conseguimos inmortalizar varias escenas de ceba de los pollos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERATambién los ‘fríos’ reptiles se encuentran en esa época en la que el instinto les indica que es momento de transmitir sus genes a la siguiente generación. Al igual que en otros animales, los machos muestran sus mejores galas con colores más intensos, como ocurre como los lagartos ocelados o los lagartos verdinegros. Éstos últimos presentan una cabeza azulada de gran belleza. Otros reptiles más pequeños, como la lagartija colilarga (Psammodromus algirus) también inician su celo en esta época. El macho persigue a la hembra de uno a tres días y durante la cópula el macho muerde a la hembra en la cabeza. Como los animales suelen “estar a lo suyo”, es probable que estos momentos se puedan inmortalizar con cierta facilidad.

“Otros reptiles más pequeños, como la lagartija colilarga también inician su celo en esta época”

Mayo, el mes de la primavera por excelencia, te espera cargado de momentos para disfrutar e inmortalizar. El resto ya es cosa tuya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s