Las serranillas de Santillana (III)

Sin título

La composición de Íñigo López de Mendoza que transcurre en el actual municipio de Robledo de Chavela

Milenaria
Por Jaime Sanz Burdiel
Continuamos con el tercer y último artículo sobre las serranillas del marqués de Santillana. Recordemos que en el primer apartado de las composiciones serranas del marqués, Íñigo López de Mendoza caminaba por Mataelpino (serranilla III), y en el segundo recorría Navalagamella (serranilla IV). En esta ocasión, el marqués transita por la conocida zona de Robledillo, Robledo de Chavela, en su octava serranilla.

Serranilla VIII

Madrugando en Robledillo
por yr buscar un venado,
fallé luego al Colladillo
caça, de que fui pagado.

Al pie dessa grant montaña,
la que diçen de Verçossa,
ví guardar muy grant cabaña
de vacas moça fermosa.

Si voluntat no m’engaña,
no ví otra más graçiosa:
si alguna desto s’ensaña,
lóela su namorado.

Iglesia de la Asunción, Robledo de Chavela.Esta serranilla y todo el género proviene de tres tradiciones: pastorelas francesas y provenzales; pastorelas galaico portuguesas y tradición peninsular de origen folklórico. Como el lector habrá podido observar el esquema narrativo normalmente es el mismo; caballero de paso ayuda a serrana, diálogo y propuesta de amores con una respuesta afirmativa o negativa. Se unen clases sociales opuestas con distintos conceptos del amor: clase alta (amor cortés) y clase baja (amor natural, sexual).

“Aparte de las diez serranillas, el marqués también escribió canciones, dezires líricos…”

Aparte de las diez serranillas, el marqués también escribió canciones, dezires líricos, temas muy variados (amorosos, histórico-políticos, religiosos, morales) y alegóricos, alabanzas a damas de la corte o Fortuna, sonetos al itálico modo debido a la gran influencia de los tres grandes florentinos: Petrarca, Boccaccio y Dante, sobre la poesía española en aquel momento.

Frescos de dragones descubiertos en las bóvedas de la iglesia de Robledo de Chavela.De la obra de Santillana podemos destacar Favor de Hércules contra Fortuna, Coplas a don Álvaro de Luna, Proverbios o cantiloquio, Coplas a nuestra señora de Guadalupe y Prohemio e cartas, él elogia la poesía de senectud que escribe, hermosa y cultivada, en arte mayor y didáctica; mientras que por otro lado no elogia para nada su poesía lúdica de juventud .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s