La Cueva del Monje

Las versiones de las leyendas permiten la continuidad de las historias serranas

`De leyenda´
Por Rosa Alonso

En los Montes de Valsaín, en plena vertiente norte de la Sierra de Guadarrama, se encuentra la Cueva del Monje. Sus dos cordilleras, el Monte Pinar y el Monte Matas, pertenecen al término municipal del Real Sitio de San Ildefonso, provincia de Segovia. Cubiertos por abundantes pinos, los Montes abrazan al río Eresma a su paso por el valle de mismo nombre

Las primeras referencias sobre la Cueva se conservan en un documento, fechado a finales de 1500, dirigido a Felipe II: por el camino a la “Casa del Bosque”, antiguo pabellón de caza convertido en palacio de recreo, se accede a la “Cueba El Monje”. Un nombre monacal para una formación rocosa que es protagonista de una leyenda con dos versiones.

Celtas, druidas y rituales

Excursionistas por los pinares de Valsaín.Debido a la forma de los peñascos que rodean la cavidad, se extendió la creencia de que se trataba de una forma megalítica utilizada por los celtas; como lugar de concentración de energía, los druidas lo emplearían para sus rituales durante los plenilunios. Mediante esta afirmación, incluso hubo expertos que relacionaron la cueva con el “ara”, piedra consagrada que se situaba antiguamente en los altares católicos y que dio parte del nombre a Peñalara.

Se extendió la creencia de que se trataba de una forma megalítica utilizada por los celtas

Desde hace años, los geólogos han identificado la formación como un sencillo dolmen de corredor incipiente, producido por el desgaste de la piedra, y no como una estructura destinada a la llamada de las fuerzas telúricas. Por ello, el perfil de los peñascos pierde su relevancia, pero centra la atención en el protagonista de la leyenda: un monje anacoreta con un pasado ambicioso.

Dos versiones, un mismo protagonista

La versión cristiana de la leyenda incluye al segoviano Ventura y asegura que se trataba de un hombre con ansias de poder y bienes. Algunas interpretaciones incluyen la búsqueda de la eterna juventud como riqueza más deseada. Como en casi todas las historias que no requieren esfuerzo, nuestro protagonista recurrió al poder del diablo, al que vendió su alma sin recelo.

Valle de Valsaín. (Foto: Miguel303xm).Temeroso de la contraprestación prometida, Ventura se arrepintió y huyó para convertirse en monje anacoreta, refugiándose en la cueva que llevaría su nombre. Otras versiones cuentan que la intervención de la Virgen salvó al segoviano, ya que hizo retroceder a Belcebú, perdiendo éste su dentadura durante el choque. Se dice que los peñascos de los Montes son las piezas perdidas por Satanás que quedaron para ser testigo de los hechos.

Como curiosidad, existe en nuestro país otra cavidad también llamada “Cueva del Monje” que está sita en Badajoz y de la que se cuenta que también fue refugio de un ermitaño.

Una respuesta a “La Cueva del Monje

  1. diego gil muñoz

    Lo de los celtas me ha encantado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s