La muralla espinosa

La muralla espinosa.

Llamados por algunos bajo el despectivo nombre de maleza o broza, los arbustos constituyen un ecosistema en si mismo

`Instantes´
Por Mar Pinillos y David Martín
www.tenadadelmonte.es    info@tenadadelmonte.es

Son de vital importancia para muchas especies vegetales y animales, además de proporcionarnos en muchos casos multitud de fotografías en todas las épocas del año. En este capítulo vamos a hablar de los arbustos espinosos que crecen por doquier en nuestra sierra de Guadarrama constituyendo lo que los ecólogos denominamos orla espinosa con especies como endrinos, majuelos o espinos albares, zarzamoras y rosales silvestres. 

En ecología las orlas espinosas  representan la fase anterior a la presencia y  recuperación del arbolado  y que, muchas veces, perduran en los bordes y linderos de los bosques maduros. Su principal particularidad es la presencia de espinas, una adaptación que protege sus hojas y flores de los herbívoros y les hace, como bien se refleja en el título, una muralla inexpugnable donde habitan, se alimentan y protegen multitud de animales.

Herrerillo común.En otoño y en invierno los arbustos espinosos son la despensa de multitud de aves que, ante la ausencia de insectos, han de cambiar de dieta y, los jugosos frutos, son un aporte de energía fundamental para pasar estas épocas desfavorables. Este es el caso de los herrerillos comunes que buscan refugio entre la maraña de espinas para protegerse de las inclemencias del tiempo o degustar alguna “golosina”, sabiéndose a salvo de posibles depredadores.

Un paisaje de contrastes

Y es en estas dos estaciones cuando estos arbustos se engalanan de bonitos colores y nos permiten obtener fotos espectaculares de contrastes cromáticos como, por ejemplo, el de los espinos albares que guardan entre sus persistentes hojas  amarillas los racimos de sus frutos rojos, las majoletas, o la resistencia de las hojas de la zarzamora que pese a las heladas o nevadas son capaces de mantener en sus ramas algunas hojas con unas preciosas tonalidades rojizas.

Pese a las heladas o nevadas son capaces de mantener en sus ramas algunas hojas

Hoja de zarzamora.En cualquier época del año, bajo la protección de esta muralla espinosa, multitud de especies se refugian en sus intrincados laberintos punzantes. De esta forma no será difícil de encontrar camas de zorros, erizos y tejones, redes de senderos y madrigueras de conejos y micromamíferos, dormideros en zonas cercanas a construcciones humanas de estorninos negros, urracas, pinzones vulgares o el lugar perfecto, durante la época de cría, para encajar el nido entre el ramaje como es el caso de petirrojos, currucas, chochines y ruiseñores.

Los colores de la primavera

Los endrinos nos anuncian la llegada de la primavera con su floración temprana a mediados de marzo. Las zarzamoras se llenan de unos ramilletes de pequeñas flores blanquecinas y rosadas, mientras que los rosales silvestres desarrollan flores individuales de gran tamaño de un aspecto delicado y sedoso. Otro congénere suyo el espino albar o majuelo se engalana con unas flores blancas muy olorosas y que en algunos pueblos se recogen para realizar infusiones que regulan la tensión sanguínea.

La profusión de flores de todos estos arbustos es el lugar de aprovisionamiento de multitud de insectos y otros invertebrados que, además de favorecer la polinización de las flores, atraen a multitud de otros seres vivos que se alimentan de ellos.

Las flores de todos estos arbustos es el lugar de aprovisionamiento de multitud de insectos

Gorrión.Avanzado ya el verano, podemos ver los frutos de estos arbustos que en otoño madurarán. Cada uno dispone sus galas de una forma: los endrinos y zarzamoras en cuajados ramilletes, los majuelos en corimbos y los rosales silvestres de forma individual. Durante esta época son usados como posaderos por la avifauna como gorriones comunes, jilgueros, verdecillos…, hecho que podemos aprovechar para obtener bonitas fotografías de estas aves.

Como hemos visto, y a pesar de la inquina con que algunos persiguen estas orlas espinosas, suponen un hábitat imprescindible en la Sierra de Guadarrama, generador de riqueza y biodiversidad, antecesor de los bosques y generador de un maravilloso decorado digno de ser fotografiado.

Una respuesta a “La muralla espinosa

  1. Excelente artículo!!!

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s