El nacimiento de Colmenar Viejo

El paso de la antigua calzada romana por la Sierra de Guadarrama dio lugar a asentamientos que todavía perduran

`De leyenda´
Por Rosa Alonso

Colmenar Viejo se enmarca en la Cuenca Alta del Manzanares, al pie de la Sierra de Guadarrama en su vertiente Este. Su constitución data del siglo IV d.C., aunque se han encontrado diversos restos arqueológicos fechados en el siglo I. Sin embargo, no es hasta la decisión de Alfonso X el Sabio de crear el territorio de `El Real de Manzanares´, como cese de las disputas entre los Concejos de Segovia y Madrid por sus pastos, cuando Colmenar cobra su relevancia actual. 

Con casi cincuenta mil habitantes, Colmenar Viejo es hoy una bella localidad rodeada por encinares de chaparros que crecen dispersos por los pequeños cerros redondeados. Los retamares, tomillares y jarales autóctonos, dan refugio a comadrejas, zorros y tejones. Los días despejados se puede disfrutar de las aves que sobrevuelan el pueblo, entre las que se encuentran cigüeñas blancas y cernícalos primilla, entre otros.

La desaparecida calzada romana

El `Itinerario de Antonio Augusto Caracalla´, más conocido como `Antonino´, es un mapa que detallaba todas las rutas pertenecientes al Imperio Romano, y que en el siglo III ya identificaba la Vía XXIV: una ruta que unía Emerita Augusta (Mérida) con Caesaraugusta (Zaragoza), pasando a través de Cauca (Coca), Miaccum (Collado Mediano) y Titulciam (Titulcia). Colmenar Viejo pertenecería, por tanto, a una ramificación secundaria, situada en el camino hacia Complutum (Alcalá de Henares).

Colmenar Viejo pertenecería a una ramificación secundaria

De esta calzada, construida durante la época del emperador Vespasiano hacia el 79 d.C., se han mantenido diferentes trazados, siendo el paso por el Valle de la Fuenfría, cruce natural de la Sierra de Guadarrama hacia Segovia, el mejor conservado. En 1981, fue declarado Bien de Interés Cultural y en 2009 se realizaron arduos trabajos de acondicionamiento para que volviera a ser transitable.

`El colmenar del viejo´ y otras historias

El escudo de Colmenar Viejo muestra 12 colmenares y no es de extrañar, ya que cuenta la leyenda que un anciano apicultor vagaba por la calzada romana vendiendo su miel. Se conserva también la historia de un viejecito que cuidaba los colmenares –conjunto de colmenas-, del pueblo.

Pero, el testimonio más significativo que se ha conservado, se encuentra en las `Relaciones Histórico-Geográficas de los pueblos de España´, obra toponímica encargada por Felipe II, en la que se narra que, cerca de las casas de Don Diego González Primo, habitó un `viejo´ que tenía un colmenar y que, durante el siglo XVI, acogió en su casa a cuantos viajeros llegaron.

De la unión de todas las historias en las que siempre aparece un `viejo´ y un colmenar, se cree que surgió el nombre definitivo de `El colmenar del viejo´ o simplemente, tal y como ha llegado a nosotros, Colmenar Viejo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s