Saturnino, un ejemplo a seguir

Toda una vida, dedicado a cuidar los árboles de las vías pecuarias de Galapagar

Ana López/. Saturnino tiene 82 años y desde hace 22, entresaca y poda los árboles de las vías pecuarias de la jurisdicción de Galapagar, como a él le gusta denominarla. Los Agentes Forestales de la zona, aseguran que su especialidad son las encinas, que con esmero y paciencia va mimando.»Al recorrer estas vías se comprueba que muchos chaparros han pasado por sus manos y han crecido con sus cuidados».

Saturnino nació en Galapagar, primero su padre y después su hermano mayor, fueron los guardas de las grandes fincas de la zona en los años 50, como la finca de los `Mahou´. Saturnino nunca fue a la escuela, quedó huérfano de padre y madre a los 7 años y la educación que recibió se la proporcionaba su hermano mayor a ratos, cuando las labores de la finca lo permitían.

Posteriormente empezó a trabajar en el Banco Exterior de Crédito, que compaginó con su labor profesional de cazador de conejos. Ahora, sin embargo, alerta a los Agentes Forestales de posturas, lazos y viejos cepos que encuentra mientras limpia sus Cañadas.

Permiso de aprovechamiento vitalicio

Hace 5 años el Ayuntamiento de Galapagar le hizo un homenaje y Vías Pecuarias le dio un permiso de aprovechamiento vitalicio de las cañadas de término. En otoño e invierno los Agentes Forestales se encuentran con él cada pocas semanas, porque quema los restos vegetales que genera con la poda y ellos son los que le dan las autorizaciones para realizarlas.»Es una alegría cuando un año más, recorremos las Cañadas y vemos los montones cuidadosamente apilados al pie de las encinas podadas».

Noticia relacionada:
Servicio gratuito de control de quemas forestales

Deja un comentario