Se hace camino al andar

Torrelodones aprueba un proyecto que modifica el trazado del Cordel de Hoyo de Manzanares

Opinión de EL GUADARRAMISTA/. Caminos, no obras, que escribió el filósofo alemán Martin Heidegger. Eso es lo que demanda la Sierra de Guadarrama. Eso es todo lo contrario que está poniendo en práctica el Ayuntamiento de Torrelodones. El último `favor´ que el Consistorio regido por Carlos Galbeño (PP) ha proporcionado a los caminos serranos ha sido la modificación del trazado de la vía pecuaria del Cordel de Hoyo de Manzanares.

La razón de ser de tan `sabia´ decisión descansa en que el Cordel ya no cumple la función de corredor ecológico -que caracteriza a todas las vías pecuarias– ya que está ubicada en Suelo Urbano Consolidado, en una zona urbanizada, según indica la concejala de Ordenación del Territorio, Marta Campesino.

Una de las múltiples finalidades del arte de la política es la realización de la justicia social, la búsqueda de la mejor solución para la sociedad. Algo falla en la Casa Consistorial de Torrelodones, cuando los representantes del pueblo se conforman con medidas simples, temporales e ineficientes, cuando consienten en la aplicación de parches ante dificultades estructurales. Sobre la propuesta del Ayuntamiento, el PP y Actúa votaron a favor, Vecinos por Torrelodones (VpT) lo hizo en contra y el PSOE se abstuvo.

Sin alternativas

Parece que la imaginación ha abandonado a todos los grupos locales -salvo la agradable excepción de VpT-. La solución más sencilla, aquella que habría adoptado un impúber sin ningún tipo de preparación política es, justamente, la tomada hace unos días por el Consistorio torresano. La inventiva y la búsqueda de alternativas se han volatilizado en la casa de Carlos Galbeño.

Cuando en las aldeas medievales las asambleas de sabios decidían sobre medidas medicinales nunca faltaba el chamán. Si era una estrategia bélica el tema en cuestión la presencia del mejor guerrero del lugar era imprescindible. Los sabios nunca sobran y, en el caso del Cordel, su ausencia ha sido demoledora. Los camineros son de palabra sincera y opinión firme. La lógica, el sentido común y la humildad llamaban a gritos a los guardianes de los caminos.

Los sabios

¿Y qué dicen los que más y mejor saben de los caminos? Pues, simplemente, que se busque una alternativa más razonable, como puede ser la recuperación del Cordel y sus valores naturales. Según la Sociedad Caminera del Real de Manzanares, lo único que necesita el actual Cordel es recuperarlo y adecuarlo al uso del siglo XXI, facilitando el senderismo, el cicloturismo, el deporte y su aprovechamiento recreativo y educativo. Para los camineros, el verdadero objetivo de la medida aprobada es crear una carretera de circunvalación para el tráfico de Hoyo.

No parece un plan muy difícil de acometer, ¿verdad? Pues para la mayoría de los representantes políticos de Torrelodones no es que sea difícil, es que es imposible. Así nos va. Es por ello que, desde esta tribuna, me permito la licencia de recordar a los miembros de la Corporación a un maestro de las letras como es Antonio Machado. “Caminante, no hay camino, se hace camino al andar”. Anden ustedes, señorías, anden.

Pablo Esteban Mata
(Subdirector)
p.e.elguadarramista@gmail.com

El Guadarramista

Deja un comentario