Captaciones ilegales del río Navacerrada en Becerril

Ecologistas en Acción alerta de la existencia de captaciones de agua ilegales en el río Navacerrada que ponen en riesgo la supervivencia de especies protegidas

P. Esteban/. Emplear el agua de los ríos para el riego de huertos sin control es una irresponsabilidad y supone el consumo de un recurso natural único. Por desgracia, la Sierra de Guadarrama no es ajena a agricultores irresponsables y sin escrúpulos. Así, Ecologistas en Acción ha detectado la existencia de numerosas captaciones de agua ilegales en el río Navacerrada a su paso por Becerril de la Sierra. Para facilitar la recogida de fluidos, se construyen pequeñas presillas en el cauce del río y se conectan conducciones que derivan el agua a diversas huertas.

Estas –ilegales- captaciones, que carecen de la autorización del órgano competente (Confederación Hidrográfica del Tajo), retraen agua del cauce natural, lo que provoca que corriente abajo de estas captaciones llegue menos caudal. Con estas prácticas se pone en riesgo la supervivencia de diversas especies protegidas, como el galápago europeo, muy escaso en la región (en peligro de extinción según el Catálogo de Especies Amenazadas de la Comunidad de Madrid) y el galápago leproso (incluido como especie vulnerable en el mismo Catálogo).

Denuncia ante las autoridades

Debido a este deterioro medioambiental, Ecologistas en Acción ha denunciado los hechos ante el Ayuntamiento de Becerril de la Sierra, la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio de la Comunidad y la Confederación Hidrográfica del Tajo. En la denuncia se solicita que se elimine las captaciones, se restaure el cauce del río y se sancione convenientemente a los responsables.

El agua es un bien escaso y también parece escaso el juicio de algunos agricultores a la hora de gestionar el cuidado de sus tierras, recurriendo a la usura de un patrimonio público, pero sometido a ciertas reglas. En la Sierra de Guadarrama no rige la ley de la selva, hay normas que cumplir, y el uso del agua fluvial no es una excepción.

El río Navacerrada tiene su origen en las laderas de La Maliciosa (Sierra de Guadarrama) y fluye por las localidades de Navacerrada, Becerril de la Sierra y El Boalo, donde pasa a denominarse río Samburiel, antes de desembocar en el embalse de Manzanares El Real o de Santillana. Aunque este curso fluvial discurre por áreas urbanas conserva valores naturales de notable importancia, como es el de albergar especies amenazadas.

Noticia relacionada:
Vertidos de aguas fecales en El Boalo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s