El final del camino

Marcha por Torrelodones de la Sociedad Caminera del Real de Manzanares.

Nuestras vías, bajo la amenaza de la Administración Pública

Opinión de El Guadarramista
Por Pablo Esteban Mata (Subdirector)
Se hace camino al andar, escribía Antonio Machado. Algunos se empeñan en no andar y, lo que es peor, en borrar el camino. La Sierra guarda multitud de vías; auténticos tesoros históricos y medioambientales. Sin embargo, este patrimonio único subsiste en una amenaza continua. Los ciudadanos, las empresas y –lo que es más inquietante– las autoridades se han convertido en los peores compañeros de viaje de nuestros caminos.

El peligro ciudadano para las vías rurales reside en el desconocimiento. El interés privado suele ser el motor asesino de caminos en el caso de las empresas. Pero el caso más indignante es el que sitúa a los poderes públicos como enemigo de nuestras sendas. Por desgracia, cada vez abunda más el funcionario, político, concejal o consejero que, desoyendo su misión primigenia como servidor público, se dedica al lucro personal por encima de todo.

“La protección de los caminos es fundamental para la sostenibilidad de nuestro entorno”

El cierre ilegal de los caminos amenaza estas vías históricas.La protección de los caminos es fundamental para la sostenibilidad de nuestro entorno. Hasta que nuestros políticos no tomen conciencia de ello viviremos en un peligro constante. Lo que sucede es que las corruptelas inmobiliarias, los nombramientos a enchufados, los recortes de servicios sociales y otras tareas de similar catadura apenas les dejan tiempo para ocuparse de cuestiones secundarias como ésta. ¿Qué hacer cuando el vigilante es un irresponsable?

El último ejemplo lo tenemos en la Cañada Real Soriana Occidental, también denominada ‘La Vera de la Sierra’ con la construcción del llamado ‘Camino Natural de la Sierra de Guadarrama’. Hace unos días, el diario El Adelantado de Segovia recogía las justificaciones del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente al hilo de las críticas vertidas al proyecto por entidades como la Asociación Segoviana de Amigos de las Cañadas (ASAC) o la asociación ecologista Centaurea.

“Las asociaciones consideran que se está levantado un camino natural donde ya existe uno ganadero”

Camino natural de la Sierra de Guadarrama.Las asociaciones consideran que se está levantado un camino natural donde ya existe uno ganadero. En concreto, los socios de ASAC sospechan que “lo que se quiere es hacer, sobrepuesto a la cañada, un camino turístico”. Por su parte, desde Centaurea se considera que el acondicionamiento de este ‘camino natural’ está comportando “una actuación excesiva”, en el sentido de que “hay zonas donde se ha hecho un destrozo”. En resumen, los verdaderos amigos de los caminos denuncian actuaciones negligentes y perjudiciales de los que, en teoría, deben cuidarlos.

A menudo creemos que todos los males de nuestro entorno son causados por las grandes corporaciones o los ciudadanos inconscientes o malvados. Sin embargo, que no se nos olvide mirar en los edificios públicos. Allí se pergeñan planes que, en muchas ocasiones, menoscaban la vida de nuestra biodiversidad y, en concreto, de nuestros caminos. Están al servicio de la sociedad y de la Naturaleza y deben ser los primeros en salvaguardar su integridad. Debemos exigírselo. Que no se nos olvide nunca. Y a ellos tampoco.

Una respuesta a “El final del camino

  1. Se da un tipo de personajes para los cuales el asfalto es progreso y lo natural, atraso.

Responder a Marichivas Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s