Ciervo volante, `el hércules alado´

En nuestra Sierra de Guadarrama todavía se le puede ver volar en los robledales próximos a El Escorial, algo que debemos asegurar que se siga produciendo

`Especiario´
Por Diego Gil Muñoz

Es sin duda uno de los escarabajos más hermosos de la península Ibérica, además de ser el más desconocido en los aspectos básicos de su biología. Apenas existen un puñado de artículos que estudien su ciclo vital. Aquí haremos un breve resumen de lo poco que se conoce acerca de esta especia amenazada, con la intención de concienciar sobre la necesidad de actuar para su conservación.

Morfología externa

El dimofismo sexual del ciervo volante es muy marcado. Los machos además de tener un mayor tamaño que las hembras, poseen unas mandíbulas muy características. En cuanto al tamaño de los individuos oscila entre los 30 y los 90 mm en machos y 28 y 54 mm en las hembras.

Vida larvaria

Las larvas se alimentan de madera en avanzado estado de descomposición, esta dieta es posible gracias a la simbiosis con unas bacterias capaces de degradar la celulosa. Con frecuencia sde ha aludido a su gran dependencia de la madera del roble, pero se han encontrado ejemplares en en diversas especies forestales como pinos e incluso en palmeras. Permancen como larvas entre 1 y 5 años, debido a la baja calidad alimenticia de su dieta. La metamorfosis se produce en otoño para emerger del capullo al final de la primavera.

Vida adulta

La vida de los adultos oscila entre los 15 días y el mes, en ese pequeño espacio de tiempo se alimentan de la savia de los árboles o de frutos maduros. Además combaten con sus prominentes mandíbulas, a modo de cuernas, con otros machos por aparearse con las hembras. Estas, después de la cópula, depositan unos 20 huevos en grietas de la corteza de árboles muertos.

Para terminar

Hay quienes sostienen que esta especie se extinguirá en las próximas décadas. Aunque puede que sean estimaciones demasiado alarmistas, por ello necesitamos conocer con más detalle el estado de conservación del `lucanus cervus´, para aumentar su grado de protección. En nuestra Sierra de Guadarrama todavía se le puede ver volar en los robledales próximos a El Escorial, algo que debemos asegurar que se siga produciendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s